Detienen a dos líderes de grupos manifestantes en Nicaragua

3

Los manifestantes se trasladaban en un automóvil en la ciudad de Chichigalpa, a 122 kilómetros al noroeste de Managua, cuando fueron capturados por un civil y luego entregados a la Policía Nacional, según los familiares, que pidieron no ser identificados.

Suazo, uno de los líderes más visibles de Masaya, se hizo conocido en Nicaragua cuando leyó una proclama en junio pasado, en la que declaró dicha ciudad “libre del dictador”, en referencia al presidente Daniel Ortega.
Un mes después la vivienda de Suazo fue calcinada y este tuvo pasar a vivir en la clandestinidad.

En el caso de Gómez, líder de los manifestantes de Chichigalpa, su vivienda fue atacada a tiros en agosto pasado.

El arresto se da en medio de una crisis sociopolítica que ha dejado entre 322 y 481 muertos en Nicaragua desde abril pasado, según cifras de organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras el Gobierno afirma que son 198 los fallecidos.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

En una reciente entrevista con la Agencia Efe en Managua, el presidente Ortega negó que haya sofocado las protestas con represión, dijo no sentirse responsable de las muertes en las calles durante los últimos meses y culpó a EE.UU. y al narcotráfico de financiar, apoyar y armar a grupos violentos.

La Alianza Cívica, contraparte del Gobierno en el diálogo nacional para superar la crisis, afirma que en Nicaragua existen entre 300 y 400 “presos políticos”.

Ortega ha negado en varias ocasiones que en el país haya presos políticos y afirmó que los encarcelados son personas que cometieron diversos delitos.

EFE / MV