Disuelven con disparos una nueva marcha opositora en Caracas en el día 80 de protestas

Los chavistas sitiaron a la Fiscal General por llamar a defender la Constitución

En su 80 día de protesta, la marcha opositora, denominada «Venezuela toma Caracas» fue reprimida por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) con bombas lacrimógenas y disparos de armas de fuego para impedir que llegara a la sede del Consejo Nacional Electoral y protestara contra la constituyente que Nicolás Maduro intentará imponer el 30 de julio.

Los enfrentamientos con la GNB se saldaron con varios heridos que fueron socorridos por los paramédicos voluntarios de la Cruz Verde. La convocatoria de la marcha tenía 26 puntos de concentración pero los efectivos militares bloquearon las entradas a la ciudad y los medios de transporte.

En el tiroteo ocurrido en la autopista de Altamira participaron tres funcionarios de la GNB, que efectuaron al menos diez disparos de manera frontal contra la manifestación. Personas que participaban en la protesta recogieron cinco casquillos de bala que quedaron esparcidos en el sitio.

Al menos tres ciudadanos resultaron heridos después del suceso, entre ellos un joven que resultó impactado en su pie derecho. Paramédicos lo auxiliaron y procedieron a trasladarlo a un centro de salud.

Los motoristas oficiales recorrieron las calles de Caracas echando tiros al aire y gases lacrimógenos. En la urbanización Los Palos Grandes se sintió terror y pánico. De inmediato los habitantes respondieron con las cacerolas.

El uso de armas de fuego está prohibido en las leyes venezolanas contra cualquier tipo de manifestación. No obstante, no es la primera vez que cuerpos de seguridad del Estado utilizan este tipo de armamento en Caracas, donde el pasado 5 de junio miembros del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS) echaron tiros hacia el centro comercial Ciudad Tamanaco, al este de la capital.

El diputado a la Asamblea Nacional (AN), Henry Ramos Allup, señaló que la finalidad de la marcha de este lunes era «hacer sentir al régimen que la gente sigue descontenta y en la calle». Dijo que habrá protesta hasta que salga Maduro del poder.

Asimismo, indicó que el chavismo «siempre dice que aprobarán ‘como sea’ lo que quieren cuando violan la Constitución y quieren mantenerse en el poder. Y así, sea como sea, siguen matando a la gente de hambre, matan a niños y jóvenes en manifestaciones, sea como sea violan el estado de derecho, esa es su manía».

La Fiscal General también fue objeto de acoso. El régimen de Maduro ordenó a las bandas armadas los «colectivos» sitiar la sede de la Fiscalía para impedir que los manifestantes pudieran manifestar su respaldo a la fiscal Luisa Ortega Díaz, que se ha enfrentado al Ejecutivo, denunciando su plan de imponer una constituyente «ilegal e inconstitucional».

Los motoristas vestidos de «rojo» rodearon la fiscalía. Luisa Ortega pidió a los venezolanos defender la integridad de las instituciones públicas y la Constitución para que no sean «destruidas por las acciones del Gobierno» de Nicolás Maduro, ya que «desmantelar una institución atenta contra el Estado».

La Fiscal recibió a los trabajadores del Ministerio Público que realizaban una protesta en defensa de sus declaraciones. Sin embargo, los afectos al chavismo colocaron una tarima interrumpiendo la actividad con los motoristas.

«El dinero utilizado para las tarimas instaladas por el Gobierno frente a la Fiscalía puede ser utilizado para comprar alimentos y medicinas. Debemos exigir que nos digan de dónde sale el dinero todos los días para financiar las movilizaciones oficialistas», dijo la Fiscal.

Loading...