Inicio Venezuela El cambio de embajada en Israel propuesto por Bolsonaro alerta al sector...

El cambio de embajada en Israel propuesto por Bolsonaro alerta al sector cárnico

Brasil, el mayor exportador de pollo del mundo, envió al exterior 3,42 millones de toneladas de este alimento en los primeros diez meses del año, lo que generó una facturación de 5.400 millones de dólares, según datos de la Asociación Brasileña de Proteína Animal (Abpa).

Después de China, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes son los principales compradores de pollo de Brasil, gracias, en parte, a que el país es uno de los grandes productores mundiales de carne halal, un sello que acredita que han sido elaborados respetando la ley islámica.

El certificado “halal” garantiza que el animal ha sido sacrificado orientado hacia la Meca y sin sufrimiento, con un corte seco debajo del cuello.

De acuerdo con la Cámara de Comercio Árabe Brasileña, en 2017 las exportaciones brasileñas para los países de la Liga Árabe sumaron 13.600 millones de dólares, de los cuales 2.600 millones de dólares fueron de productos avícolas.

“Existe mucha preocupación porque hay una relación de mucha confianza conquistada desde hace décadas y, con ello, conseguimos que ese comercio alcanzara siete veces más resultados en los últimos 20 años”, explicó Rubens Hannun, presidente de la Cámara de Comercio Árabe Brasileña, en declaraciones a Efe.

A comienzos de mes, el futuro mandatario de Brasil ratificó su intención de trasladar la embajada de Israel de Tel Aviv a la Ciudad Santa, un anuncio que generó malestar entre exportadores brasileños y el mundo árabe.

Aunque no ha sido confirmado oficialmente, una misión comercial brasileña que la semana pasada tenía prevista una visita a Egipto tuvo que ser cancelada, al parecer como reacción al anuncio de Bolsonaro.

La versión oficial alegó “problemas de agenda” por parte de los funcionarios egipcios, pero según la prensa brasileña la verdadera razón ha sido la inquietud que esa decisión del presidente electo causó en Egipto.

En medio de la polémica, la futura ministra de Agricultura, Tereza Cristina da Costa, admitió esta semana que los empresarios brasileños están “preocupados” y aseguró que pretende conversar sobre ese tema con Bolsonaro.

“He recibido llamadas de personas preocupadas, de exportadores, de industriales, sobre todo del sector de carnes, que es uno de los que más comercia con el mercado árabe”, dijo Da Costa.

Para Ali Zoghbi, vicepresidente de la Federación de las Asociaciones Musulmanas de Brasil (Fambras), responsable por los certificados de productos halal, “existen riesgos bastante importantes en el escenario actual” ante el posible cambio de embajada.

A su juicio, si se concreta la propuesta de Bolsonaro y las relaciones se tensan, otros países que ofrecen certificados halal podrían tomar dicho mercado, el cual considera que Brasil “ha conquistado con mucho trabajo”.

“Durante décadas de trabajo, muchos Gobiernos con diversos matices ideológicos construyeron ese mercado.

El movimiento político no puede arriesgar tanto”, señaló a Efe Zoghbi, quien confía en que el próximo Gobierno dé marcha atrás.

El presidente de Abpa, Francisco Turra, consideró que todavía no es momento para medir el impacto que tendría la posible transferencia de la embajada en Israel, pero advirtió que el hecho de que Egipto haya pospuesto una visita oficial del ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Aloysio Nunes, es una señal de alerta que indica que hay que “revaluar posiciones”.

“Tenemos que confiar en que el presidente electo reconsidere ese estrago”, dijo Turra en declaraciones a Efe.

“Las conversaciones con el sector agropecuario están abiertas.

Son muchos contactos y estamos transmitiendo esos mensajes de alerta y sugerencias”, agregó.

EFE/ FR