Enfrentar también a los colaboracionistas

Para su dominio sobre Venezuela, cuenta Cuba con títeres y colaboracionistas. Los títeres integran el gobierno aparente (el poder real está en La Habana), que por eso lo llamamos gobierno títere, presidido por el lacayo Maduro. Tengamos claro: Maduro no es Maduro. Es Cuba. Por su parte, los colaboracionistas están en la MUD, que cumple el rol de la “leal oposición de Su Majestad Raúl Castro”, contra el cual nunca se ha pronunciado y menos aún se ha atrevido a plantear como prioridad absoluta la recuperación de la independencia y soberanía de Venezuela rompiendo con Cuba. Jamás la MUD ha atacado a Cuba, ni ha calificado de gobierno títere al de Maduro, lo que significa que no le importa que Venezuela esté sometida a Cuba, ya que de lo contrario hubiese reaccionado con la pasión que ponen los patriotas en la defensa de la soberanía y el honor nacional. Si la MUD no fuese colaboracionista habría convocado al pueblo a la liberación nacional, involucrando a los militares, y llamado a la solidaridad de todos los países democráticos para independizarnos de Cuba, en la seguridad de que muchos nos ayudarían por razones geopolíticas e ideológicas.

Al tener Venezuela un gobierno títere, todos los poderes públicos (nacional, estadal y municipal) integran la administración colonial al servicio de Cuba. Es así porque Venezuela dejó de ser soberana desde el momento de la Gran Traición, cuando los más grandes traidores a la patria que hayan existido en la historia le cedieron graciosamente la soberanía a Cuba en el más acto más vil y cobarde que pueda concebirse. Por consiguiente, alcaldes y gobernadores de la MUD se incorporan a esa administración colonial al ser electos, en calidad de “leal oposición”. Cuando la soberanía no existe, esa “leal oposición” se llama colaboracionismo.

Si la MUD no fuera colaboracionista, ¿qué hubiera hecho cuando se instaló la Asamblea Nacional con mayoría calificada suya (dos tercios) el 05-01-16? Hubiera declarado la independencia de Venezuela, poniendo fin a la sumisión a Cuba. Así hubiera restablecido la vigencia efectiva de la Constitución, haciéndola renacer porque sin soberanía no hay Constitución sino Estatuto Colonial; y, desde luego, fundamentándose en los Arts. 333 y 350 de la Constitución restablecida, hubiera depuesto a Maduro, como se hizo con Emparam y toda la administración colonial, repitiendo la gesta del 19-04-1810 con el pueblo en la calle y la Iglesia apoyando (Madariaga reencarnado en el Cardenal Urosa o Mons. Padrón). Pero como la MUD es colaboracionista la Asamblea Nacional no declaró entonces ni después la independencia de Venezuela frente a Cuba, sino se integró a la administración colonial.

Han pasado 19 meses y la AN, ratificando el colaboracionismo de la MUD, no ha denunciado la cesión de la soberanía a Cuba ni ha tratado como títeres a Maduro y su gobierno. No lo hizo el 23-10-16 cuando declaró roto el orden constitucional, omitiendo que la causa fundamental es la cesión de la soberanía a Cuba y que no podía restablecerse si no se rompía con Cuba recuperando así la soberanía y la Constitución. No lo hizo el 09-01-17 cuando declaró la falta absoluta de Maduro por abandono del cargo omitiendo su cualidad de títere de Cuba, lo que no requiere prueba por tratarse de hecho público, notorio y comunicacional, del cual está enterado el mundo entero.

Independizarnos de Cuba es lo primero y fundamental. Venezuela necesita una Alianza Libertadora (sugiero este nombre) que, para comenzar, la libere de Cuba, debiendo para ello enfrentar a los colaboracionistas, única manera de poder salir del gobierno títere de Maduro al cual han venido sirviendo como bomberos que apagan el fuego de la rebelión popular. @petitdacosta
Jesús Petit Da Costa

Fuente: http://jesuspetitdacosta.blogspot.com/

Loading...