Inicio Venezuela Idioma, productos y sabores diferentes en los viajes de alta cocina española

Idioma, productos y sabores diferentes en los viajes de alta cocina española

Ignacio Solana Pérez y Miguel Barrera Barrachina, junto a otros tres chefs expertos en tapas, pasearon durante los últimos días por Bombay (oeste) y Nueva Delhi la gastronomía española de la mano del Festival “Spanish Extravaganza”, un camino que no fue fácil en muchos sentidos.

“Mi mayor ilusión sería conseguir que las próximas generaciones de chefs y sumilleres españoles puedan viajar a los 195 países del mundo sin llevar ningún producto en la maleta, porque todos los productos estén disponibles ya en esos mercados”, explicó a Efe Solana.

Al joven chef le dan “envidia” países como Italia, cuyos cocineros pueden viajar al gigante asiático y encontrar “todos” sus ingredientes en el mercado, mientras que los españoles no encuentran ni siquiera su “arroz”.

Además de lo que se trajo él mismo en la maleta, los organizadores del festival tuvieron que pedir a España desde aceitunas hasta espesantes y complementos de cocina.

En la India, la oferta española se reduce a “cuatro vinos” y en el capitalino hotel de lujo Taj Mahal, donde se celebró el “Spanish Extravaganza”, el aceite disponible era italiano. “¿Por qué no está nuestro aceite, que somos el mayor productor del mundo?”, se preguntó Solana.

En los productos frescos como langosta, puerro o tomate, tuvieron que adaptarse a los productos indios, ya que resultó “imposible” salvar las distancias para elaborar platos únicamente con productos españoles.

“Yo he hecho los menús pensando en el producto que me iba a encontrar aquí, pero también pensando en el producto que utilizo allá”, reconoció a Efe Barrera, que desplegó en la capital india, entre otros, uno preparado a base de pargo.

“He utilizado un pescado que utilizo mucho en mi restaurante, que es un pargo diferente porque es del Mediterráneo.

Este es un pargo del Índico, es un pescado que es totalmente diferente porque el agua de aquí es mucho más caliente”

El chef, de 54 años, explica que los organizadores le dieron una lista con ingredientes disponibles y “que tenían más facilidad de encontrar”, a la que se adaptaron a la hora de elaborar sus menús.

Para el castellonense, sin idea alguna de inglés, el idioma fue también una barrera importante a la hora de echarse a los fogones en tierra ajena.

Reconoce que lo ha pasado “un poquito mal a ratos”, unas dificultades rebajadas gracias al apoyo de otro de sus compañeros de viaje, Álvaro Villasante, que habla inglés fluido, y a algún que otro truco tecnológico.

“Se ve que alguien les dijo (a los indios) ‘mira prepararos el móvil y cada palabra vais buscando’, y así nos hemos apañado muy bien”, afirmó.

Además de hacer un menú paralelo vegetariano para un país con un gran número de personas que por religión no come carne, los chef se enfrentaban a paladares acostumbrados a sabores que pasan del “extremo picante” al “extremo dulce”, saltándose lo amargo.

Por ello, el dulcísimo postre a base de coco, fresa y fruta de la pasión despertó infinitas felicitaciones entre los comensales.

Dice Solana que son también reacios al pescado y el marisco porque en la capital india estos productos no son generalmente frescos.

“Son estilos diferentes, nuestra cultura es de hacer las cosas más limpias, respetar más el sabor primordial del producto, y aquí, sin embargo, como el producto no es top se enmascara con mucho picante, mucha especie”, sentenció el cántabro.

Barrera adaptó sus platos teniendo esto en cuenta, como fue el caso de su pescado con crema de nécoras, a la que puso unas notas picantes pensando en sus clientes indios.

Además, en la India, las cocciones las “pasan” más, agrega.

“Al final es una cultura diferente en todo”, concluyó.

EFE/ FR