La hoja de ruta de Leopoldo López para derrocar a Maduro en 2017

Desde la cárcel el líder opositor Leopoldo López ha enviado el último día del año una carta a los medios con la hoja de ruta a seguir, de cinco puntos, para conseguir derrocar de forma democrática y unitaria a Nicolás Maduro en 2017.

Titulada «2017: Dictadura o democracia», la misiva del fundador del partido Voluntad Popular, que ha cumplido ya casi tres años de los 14 a los que fue condenado injustamente por «rebelarse» contra Maduro en 2014 y plantear una salida pacífica y electoral. Ha estado sometido a la más dura prisión militar en Ramo Verde.

Su carta comienza así: «Finaliza 2016 y la crisis que tanto hemos advertido se agrava aceleradamente y con hechos sin precedentes en nuestra historia. En lo económico y social, la escasez ya no es solo de alimentos, medicinas, repuestos e insumos básicos de la economía. Ahora hay un racionamiento de billetes y del propio dinero de los venezolanos lo que originó hechos lamentables en diversas partes del país».

López señala que «hoy el 70% de los venezolanos considera que este gobierno no es democrático y se ha convertido en una dictadura y el 90% clama por un cambio».

Indicó que el pueblo de Venezuela está agobiado por los problemas más básicos, pero también está asfixiado por un régimen que lo quiere controlar todo, por una dictadura que busca suprimir nuestras libertades y que en este 2016 cruzó una raya que los demócratas venezolanos y el mundo democrático no debemos tolerar con pasividad: el desconocimiento a la AN, el desmantelamiento institucional y del Estado de Derecho a través del control total de los poderes públicos en especial del TSJ y CNE y, lo más grave, la eliminación arbitraria del Referéndum constitucional, que en la práctica suspendió el ejercicio del voto popular en nuestro país.

Dijo que a la oposición le corresponde definir una meta y orientar una ruta común y unitaria para el 2017 como la de recuperar el voto popular y salir de la crisis y teniendo este objetivo como prioritario la siguiente ruta de acción política.

Aclaró que propone la ruta de manera humilde. En primer lugar al instalarse la Asamblea Nacional el 5 de enero «es necesario establecer, como primer paso para salir de la crisis, la responsabilidad política, constitucional de la crisis generalizada. La AN debe continuar el debate ya iniciado este año que finaliza y decidir sobre la responsabilidad política de Nicolás Maduro y del abandono de sus responsabilidades y deberes constitucionales».

Recomienda que el segundo paso que debe dar el parlamento es designar de forma legítima a los rectores del Consejo Nacional Electoral, que por falta de quorum dejó de hacerlo el 15 de diciembre.

El tercer paso es convocar una gran movilización popular de protesta cuando surja cualquier desconocimiento a las decisiones que tome la AN. «Corresponde a la Unidad democrática convocar a los ciudadanos a organizarnos en Asambleas de ciudadanos y en grandes manifestaciones en acompañamiento y apoyo a la declaratoria de responsabilidad política y el nombramiento y toma de posesiones de los nuevos rectores. Debemos estar claros que el éxito y el cambio solo podrá lograrse con un liderazgo y un pueblo movilizados y presionando a la dictadura».

Como cuarto paso propone convertir la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en un Movimiento de la Unidad Democrática. Como quinto paso recomienda un acuerdo nacional. «En este sentido debemos promover un debate amplio, incluyente y con la urgencia para definir las metas y las prioridades en distintos ámbitos de la vida nacional que nos permitan restituir la vigencia constitucional, la convivencia democrática y promover el bienestar mediante la responsabilidad y el trabajo incluyente. El resultado de este debate debemos ser ese gran Acuerdo Nacional que estoy convencido no debemos tener ningún temor es que sea sometido a los ciudadanos por medio de una consulta electoral».

Loading...