López Obrador y Peña Nieto ponen en marcha transición presidencial mexicana

2

“Me reuní con el presidente electo, López Obrador, a quien le reiteré la disposición del Gobierno de la República de apoyarlo y colaborar para una transición eficiente y eficaz en beneficio de México”, dijo Peña Nieto en un mensaje en su cuenta de Twitter.

El encuentro de Peña Nieto (2012-2018) con López Obrador (2018-2024) ha marcado el comienzo formal de la transición que culminará con la toma de protesta constitucional (posesión) de este último prevista para el 1 de diciembre.

Después de una reunión que se prolongó unos 90 minutos, López Obrador destacó la importancia de que la misma haya transcurrido en “buenos términos” que favorecen la transición.

“Que no haya ningún motivo para que el país afecte su marcha en lo económico, en lo financiero, en lo político”, afirmó sobre esta reunión con Peña Nieto, en el Palacio Nacional, sede del Poder Ejecutivo de México.

Confirmó que con Peña Nieto ha acordado presentar ante el nuevo Congreso propuestas de reformas constitucional a fin de sea creada la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), que entre en funciones con el nuevo gobierno.

La propuesta de López Obrador es que la nueva SSP se encargue de la seguridad que actualmente está bajo tutela de la Secretaría de Gobernación, para lo cual se requiere de reformas a la Constitución.

López Obrador informó que también se acordó iniciar el proceso de elección del nuevo fiscal general de la República, cuyo nombramiento corresponderá al Congreso con base en los nombres propuestos por el Ejecutivo.

La reforma constitucional de 2014 prevé que la Procuraduría General de la República (PGR) se transforme en la Fiscalía General, con un titular que será nombrado por el Congreso para darle autonomía para investigar casos de corrupción en el Gobierno.

“Queremos tener desde el inicio de gobierno la Secretaría de Seguridad Pública y la Fiscalía General, con las dos fiscalías complementarias: la fiscalía anticorrupción y la fiscalía electoral”, indicó el presidente electo.

López Obrador reiteró a la prensa mexicana su decisión de que el Estado Mayor Presidencial, cuerpo militar de elite que custodia al presidente desde hace más de un siglo, se incorpore al Ejército Mexicano y deje de ser hacerse cargo de su seguridad.

“De ninguna manera quiero faltarles al respeto; es una institución que se ha mantenido por mucho años. Sin embargo, son otros tiempos”, apuntó.
Asimismo, anunció que contará con un sistema de protección coordinado por dos decenas de personas, que no usarán armas. “Sé que existe preocupación (por mi seguridad), pero a donde vaya me van cuidar policías locales, soldados, marinos y los ciudadanos”, indicó.

El presidente electo confirmó que este viernes se reunirá con los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), tras lo cual dará un mensaje en sus oficinas de Ciudad de México.

Antes de su encuentro de hoy con Peña, el primero ya como presidente electo,

López Obrador había sido recibido por el actual mandatario el 3 de julio en su condición de ganador de los comicios del 1 de julio.

En aquel momento, el izquierdista dijo que la transición comenzaría formalmente al ser declarado presidente electo, lo que hizo ayer el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

La falta de este nombramiento le impidió asistir a la XIII Cumbre Presidencial de la Alianza del Pacífico celebrada el 23 y 24 de julio en el balneario mexicano de Puerto Vallarta, pero no adelantar decisiones

Durante estos, entre su triunfo y proclamación como presidente electo, López Obrador ha dado a conocer nombramientos, designaciones, programas o proyectos que ejecutará en su futura administración.

López Obrador se reunió además con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y la ministra de Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland.

EFE/ MC