Sismos, educación y comunicación

Sinónimos de sismo son seísmo, terremoto, sacudida, entre otros; es decir un movimiento por la energías de las placas del subsuelo de la corteza terrestre que tienen un hipocentro en las capas más profundas y un epicentro cerca de la corteza superficial y que es la parte más cerca al hipocentros medida en forma vertical a ese punto con una metodología donde la trigonometría tiene las bases de esa medición exacta del sitio donde se produce y luego por donde se expande las ondas sísmicas. Dependiendo de la profundidad del hipocentro, el desplazamiento de las placas terrestres y su cercanía a la superficie, será el impacto en la espacio donde este el epicentro y por ende el daño estructural en la superficie, desde grietas, daños de acueductos, represas, edificios, casas o entre muchas otras estructuras; si estas no estas bien fabricadas, con materiales inadecuados o no tienen estructuras o medidas sismo resistentes, el colapso será mayor. Recordar la posibilidad maremotos, cuando su hipocentro está en el mar.

Los cálculos de los ingenieros de estructura deben ser rigurosos y no tener ningún tipo de debilidad en prohibir construcciones con fallas de estructura y sobre todo en el ámbito publico y privado de escuelas, colegios y espacios educativos donde ya se ha visto pérdidas de vidas humanas, no esta demás anotar que esto debe ser igual para edificios de todo tipo. En países como Venezuela donde hay una misión vivienda y un auge en construir estructuras educativas en gran cantidad; es la calidad lo que importa y no la cuantía en el número en construir, ya que estamos montados y rodeados por de fallas tectónicas importantes una en el mar Caribe (Litoral-Cariaco-Sucre) y otra lateral desde el pacífico y entra por los andes venezolanos (Boconó).

“Sabemos que suceden aproximadamente 1.300.000 sismos al año imperceptibles por el ser humano (2.0-2.9 de magnitud en la escala de Richter) y solo los detectan los diferentes sismógrafos instalados en todo el mundo; de 12.000 a 14.000 terremotos puede percibir la población del mundo al año, unos 35 terremotos al día. Los datos del último siglo consideran que cada año se producen 18 terremotos importantes (magnitud 7,0-7,9) y uno muy grande (de magnitud 8,0-8,9).” Ciencias de la Tierra y el Universo. 2006. Recordar que este año 2017 se han producido dos terremotos en México de los cuales uno fue de gran magnitud pero con un hipocentro, más profundo que el otro, ambos causaron daños importantes y pérdida de vidas humanas sobre todo niños en una escuela, así mismo lo ocurrido hace años en el terremoto de Cariaco en Venezuela donde una escuela sufrió grandes daños estructurales y perdida de la vida de niños y personal docente al igual que en nuestro querido país hermano, México.

Es mucho lo que podemos escribir en este tema de los terremotos, desde la educación para enfrentarlos y como actuar o reaccionar en el momento en que ocurran, hasta las leyes y permisos para construir estructuras que sean las más adecuadas para resistir al máximo su magnitud. Son políticas serias de estado, instituciones sensatas y competentes, desligadas de proselitismo o fanatismo político y que tengan a los mejores en sus mandos, son los que pueden ayudar en este tema; considero que la educación en este tema, primeros auxilios, educación vial, defensa civil, bomberos, tránsito, entre otros son esenciales desde los niveles básicos hasta los más altos de la educación; no son pañitos calientes o jornadas esporádicas las que logran el éxito a la hora de actuar o reaccionar de una población. Empezando por ejemplo en ¿Cómo controlar el tránsito? en el desastre.

Para esto se necesita presupuesto anual y permanente, sobre todo porque estamos dentro de un cinturón de movimientos sísmicos y volcanes cercanos por el pacífico, sino miren al Sur ( Colombia, Perú, Ecuador, Chile, Argentina) al Norte ( Centroamérica, México, EEUU y Canadá) todos tienen fallas tectónicas y volcanes por su parte pacífica y no estamos a salvo de un Tsunami por el Caribe si llegará haber un gran sismo cerca de las costas venezolanas y con un hipocentro poco profundo y de gran magnitud. “Camaradas” constructores de la misión vivienda no se olviden de la sismo resistencias en sus cálculos matemáticos y olvídense de las tajadas y de ideologías retrogradas. Lo primero siempre será la gente y su buen vivir con calidad y seguridad, no sus contratantes o pagadores.

Por último voy a referirme a los medios de comunicación en general y lo visto particularmente en una televisora mejicana, pero no a manera de crítica. La información veraz, actualizada, permanente y no amarillista o alarmante es esencial en un terremoto de cierta magnitud, para orientar a una población determinada o a un país entero. Hay en toda comunicación un emisor y un receptor, pero en el medio pueden haber infinidad de variables que no voy a describir, también hay emisores variados y lo mismo que receptores. Así mismo, en el ambiente de un desastre hay infinidad de grupos de rescate, autoridades, voluntarios y mirones que interactúan a veces de manera coordinada y otras desordenadamente. Al principio reina el caos y la incertidumbre y a medida que pasan los días se ordenan los grupos, casi todos encaminados a buscar personas con vida. En esta oportunidad vi como un mensaje de un emisor (rescatistas) y un receptor (autoridad del gobierno) se convirtió en una multiplicación de receptores en una esperanza de vida de una niña a todo un país y que al final la información no era veraz; no actualizada, permanente por unas horas, ¿amarillista?, no se, pero alarmante no. Los medios de comunicación son necesarios, en Venezuela muchos son censurados, eliminan canales internacionales, los internos son controlados y muchas informaciones no llegan al público, ya sea por cierre de periódicos o falta de papel, emisoras radiales clausuradas y un encierro informático nacional. Deseamos libertad total y de internet, porque la mentira tiene patas cortas y la verdad siempre saldrá a la luz. “El que no sirve para servir, no sirve para vivir” Madre Tereza. Dios, controla a la energía de la Física en Venezuela de un sismo poco profundo y de gran magnitud. Suficiente con la sacudida que tenemos.
Rubén D. Lopera

Loading...