Inicio Venezuela Una enciclopedia digital recupera la historia de los brigadistas de Francia

Una enciclopedia digital recupera la historia de los brigadistas de Francia

La memoria de los brigadistas internacionales que partieron de Francia para apoyar al bando republicano en la Guerra Civil española ha encontrado en internet su mejor aliado, con una enciclopedia que traza su trayectoria vital y militar para que perviva su historia.

Detrás de la web brigadesinternationales.fr está el tesón de la Asociación de Amigos de Combatientes en la España Republica
na (ACER), que ha catalogado ya a unos 1.080 brigadistas y a otros 23 milicianos, el nombre que recibían esos combatientes antes de la creación oficial de esas unidades militares en octubre de 1936.

Cerca de 9.000 franceses partieron en ayuda de los republicanos, pero las brigadas que salieron de Francia estaban compuestas también por voluntarios italianos, polacos o españoles, que compartían “el mismo deseo de libertad”, cuenta a EFE el coordinador de la página, Ramón Chicharro.

La web, que incluye las diferentes nacionalidades, ordena alfabéticamente a los combatientes y permite buscarlos también según su edad, profesión, año de llegada a España o formación militar a la que pertenecían.

De algunos, como del francés François Abbelse, apenas se menciona que estaba soltero y que llegó el 21 de noviembre del 36, pero cuando hay información suficiente se incluyen fotos, una biografía amplia o su estancia detallada al otro lado de la frontera.

“Eran simplemente hombres que en un momento dado tuvieron la valentía de comprometerse por sus ideales”, explica Chicharro, hijo de republicanos exiliados, y que cumplidos los 70 se lanzó en esta iniciativa para dar visibilidad a toda esa gente que está detrás de los “grandes nombres” de la historia.

Documentos personales de los brigadistas o de sus descendientes, el archivo de la Internacional Comunista, accesible en versión digital desde hace tres años, o datos del Museo de la Resistencia Nacional de Champigny sur Marne, al este de París, han nutrido sus pesquisas.

El trabajo pendiente es enorme, aseguran él y Claire Rol-Tanguy, secretaria general de la ACER e hija de Henri Rol-Tanguy, brigadista en España, donde combatió en la Batalla del Ebro en 1938, y figura clave además de la Resistencia francesa durante la ocupación nazi y de la liberación de París en 1944.

“Mi padre decía que llevaba España en el corazón (…) Luchaban por España, pero también por Francia, porque habían entendido que el fascismo en Europa quería la guerra. No querían quedarse parados”, recuerda su hija.
La media de edad de los brigadistas, señala Rol-Tanguy, rondaba los 30 años. “Era gente que ya tenía un pasado en el mundo sindical, no jóvenes que partían a la aventura”.

En España fueron muy bien recibidos, añade Chicharro: “Cuando los trenes paraban, llegaba la gente con cestas llenas de naranjas y, lo peor, se les daba mucho de beber. Como no estaban acostumbrados al grado de alcohol del vino español, mucho más fuerte que el francés, había muchos que sucumbían a la embriaguez”, destaca.

Recuperar sus historias les ha supuesto al mismo tiempo un viaje emocional.

Un viaje, según Rol-Tanguy, iniciado para que no se olvide “lo que hicieron, porque fueron extremadamente lúcidos y valientes, y para que las nuevas generaciones lo conozcan y entiendan que hubo otros que se comprometieron y que hoy hay otras formas de compromiso y vale la pena no soportarlo todo”.

En total, se calcula que unos 36.000 brigadistas de más de 50 países apoyaron la II República.

El acuerdo refrendado en la Sociedad de Naciones por el gobierno republicano para contribuir al apaciguamiento ordenó la retirada completa de los combatientes extranjeros, de la que este año se cumplió el 80 aniversario.

Los brigadistas, según Rol-Tanguy, supieron aceptarlo en un momento en que empezaban a dar por perdida la contienda.

EFE / EKB