Vladimir Gessen: La salida para todos es el Socialismo de Libre Mercado

Nicolás Maduro sabe qué hacer, para permanecer en Miraflores, pero no maneja un plan para sacar al país de la crisis terminal en que está.
Por su parte, la oposición ha demostrado que puede alcanzar un respaldo de más del 66% de los venezolanos, pero esta mayoría no le ha sido suficiente para alcanzar el mando del país. Han explicado hasta la saciedad los errores del gobierno, lo nefasto del socialismo arcaico que tratan de imponer sin éxito los pesuvistas, pero no han presentado una opción de futuro distinta del pasado, del mal llamado socialismo del siglo 21, del “socialdemocratismo”, laico o cristiano, y del progresismo caudillista y militarista de antaño.

Si no hay entendimiento, esta situación nos lleva a 3 escenarios probables:

Escenario 1: Maduro y el PSUV se sostienen en el poder

Seguiremos como estamos, el socialismo a la cubana nos sigue llevando a la destrucción del mercado de bienes y servicios, a la desaparición de la producción nacional, de lo que aún se elabora en el país, y al deterioro -in extremis- de las empresas privadas y del estado, incluida PDVSA, y del sector minero. El Mercado Negro tomaría una dimensión como nunca visto, excepto en los países comunistas, como la Unión Soviética. La acción de la Asamblea Nacional, y de la oposición seguirá generando que los organismos multilaterales y la mayoría de los países europeos y americanos impongan cada vez más sanciones, y harán muy poco viables las medidas económicas que el gobierno intente, además de impedir la viabilidad financiera de Venezuela. Cada vez el país será más pobre y seguirá los pasos de la miserable vida que sufren los cubanos. La corrupción seguirá campeando. La democracia desaparecerá en Venezuela.

Escenario 2: La oposición toma el poder

Un candidato opositor gana las elecciones presidenciales y se posesiona en el gobierno. Intenta aplicar las medidas económicas, sociales y políticas para revertir el actual estado de crisis. Introduce los cambios en el ámbito militar, para reestablecer lo indicado en la Carta Magna. Tendrá total respaldo de la Asamblea Nacional y se procurará algún significativo respaldo internacional. Sin embargo, al aplicar el primer conjunto de medidas, encontrará resistencia en las filas del PSUV, y de los factores sociales, a nivel popular, que todavía se mantendrán asociados a este proyecto. En la fuerza armada se encontrarán reacciones adversas a las medidas dispuestas por el ejecutivo. La liberación de precios y del control cambiario, para normalizar la economía, provocará un reajuste que la mayoría de la población no podrá asimilar y se produciría, estimulado por las fuerzas políticas socialistas, situaciones de explosión social, en el peor de los casos, o hace inviable el plan de gobierno. La Asamblea Nacional Constituyente, legal o no, llamará a la rebelión. Para superar esta crisis, el gobierno intentará un gradualismo, y el país seguirá estancado, sin encontrar una salida viable en el nuevo gobierno. Se mantiene la desestabilización, y los organismos financieros que puedan auxiliar a Venezuela, actuarán con cautela, difiriendo las ayudas. La crisis se prolongará.

Escenario 3: Los militares asumen el poder

Ante la eventual explosión social, o bien sea, por la suma de factores de ausencia de salubridad, escasez de alimentos y medicinas, protestas diversas, desempleo, desesperación social, disgusto institucional, razones ideológicas, rechazo a la presencia de cubanos en las filas castrenses, o por otros motivos, la fuerza armada, de forma institucional, o un sector castrense, toma el poder,
supraconstitucionalmente.
Este escenario nos lleva o a una conflagración entre venezolanos, o a una férrea dictadura militar, con las consecuencias que han estado presente en otras latitudes.

El Acuerdo: Todos comparten el poder en este cuarto escenario

El entendimiento no puede ser entre personas, partidos, o entre el gobierno y la oposición. El acuerdo debe ser sobre el modelo de país que se quiere. En casi dos décadas, los pesuvistas han intentado llevar adelante su modelo socialista y no han podido hacerlo. Nunca podrán lograrlo, como no pudieron los soviéticos, ni Mao ni los maoístas. La creación de un corrupto mercado negro atenta contra su propio sistema, y más de la mitad del país se resiste, así como internacionalmente ocurre igual. Aferrarse a esta opción no hace factible su ejecución.
Por el otro lado, un nuevo plan de gobierno que rechace, de manera absoluta, lo realizado por los socialistas, provocaría la repulsa de los sectores que sienten que se han beneficiado. Surgiría la protesta y podría hacer improbable el éxito del proyecto.
Por ello, el entendimiento tiene que ser en el plan o en el modelo a aplicar, para sacar al país de la crisis.

El Socialismo de Libre Mercado

Entre el capitalismo salvaje y el socialismo comunista existen enormes posibilidades. En el libre mercado, los precios de los bienes y servicios lo fija la dinámica entre los vendedores y los compradores fundamentados en la oferta y la demanda. En el socialismo de libre mercado, interviene el Estado para moderar la relación entre la oferta y la demanda, de manera que los precios puedan ser asequibles sin arruinar al productor. También se establece la propiedad privada. La economía de mercado socialista, los chinos la llaman “socialismo con características chinas”, y en Vietnam, su gobierno lo denomina “economía de mercado orientada al socialismo”. Si lo quisiéramos expresar en términos de libre mercado, podríamos hablar de “capitalismo en función social”, y dar como ejemplo, a países exitosos como Suecia, Noruega, Holanda, Finlandia o Suiza.
Lo cierto es que, en todos los países del mundo en pleno desarrollo económico y social, se practica el libre mercado, con distintos niveles de contenido social. Estamos seguros de que los socialistas venezolanos no le temen a este modelo. Tampoco, los capitalistas que comprenden que no pueden existir dos Venezuelas, una en pobreza y otra en riqueza. Presentado este modelo en referendo, y promovido por las fuerzas políticas hoy en pugna, sería altamente probable aprobado por mayoría.
A diferencia de la Unión Soviética, China o Vietnam, en Venezuela establecer un socialismo de mercado es menos complicado porque se puede construir en democracia y libertad. A diferencia de los países mencionados,

Las Reglas de Juego

Necesario, para implementar el entendimiento, son estas reglas de juego:

1. Propuesta del acuerdo presentado al país por todas las partes que estén de acuerdo, con un “socialismo de libre mercado” o “capitalismo en función social”, tan amplio como sea posible, partidos del oficialismo y de la oposición, organizaciones gremiales y sindicales, universidades, entre otros factores, con respaldo de la Fuerza Armada Nacional, y convocar un referéndum para su aprobación, en un plazo perentorio de un mes, previo implementar un cambio de autoridades en el CNE, constituido de forma paritaria entre las partes, para lograr elecciones transparentes.

2. Llamar a un gobierno de concentración nacional paritario por parte del Ejecutivo Nacional vigente, para poner en marcha el Acuerdo. Gobierno de concentración nacional conformado por las partes, que se mantendrá, por lo menos, durante el período actual, y el siguiente, independientemente de quien gane la próxima presidencia de la República a finales de 2019.

3. Entendimiento para configurar el Tribunal Supremo de Justicia de forma proporcional, en primer lugar, y luego, profesionalizar al poder judicial con jueces de carrera, electos o por concurso de credenciales.

4. Compromiso de conformar el Ministerio Público, de forma paritaria, para impulsar investigaciones y encausar el enjuiciamiento de todas las personas involucradas en actos de corrupción.

5. Establecer elecciones generales durante el período de 12 meses siguientes a la firma del acuerdo.

6. Todas las partes deben aceptar la actual Constitución Nacional. Pero de existir en el acuerdo que es necesaria una nueva Constitución, deberá abrirse un nuevo proceso electoral para elegir, libre, secreta y universalmente, una Asamblea Nacional Constituyente con la participación de todas las fuerzas políticas.

Vladimir Gessen / Diario de Caracas / Informe 21 / https://twitter.com/DivanGessen

Loading...