Elegir racismo de Trump o las mismas promesas de los demócratas

La espinosa campaña electoral en EE.UU. marcada por un excesivo contenido de ataques personales entre candidatos y casi nada en el debate de temas importantes.

Ante ese panorama, la comunidad latina se moviliza para participar de la votación, la misa que podría ser determinante para la elección del próximo presidente.

En la campaña electoral más atípica de los últimos treinta años, se anticipa que el voto latino, volverá a ser determinante en el resultado de las elecciones del 8 de noviembre.

El ocho de noviembre no solo se elige al presidente de EE.UU. también se renueva la mitad del Congreso, además de las asambleas legislativas estatales donde también existen fuerzas que afectan a los latinos.

La campaña, contaminada de ataques personales, ha adquirido un matiz de “Reality Show”, y no se habla del fondo de los problemas.

Los ataques y promesas a la comunidad latina, se intensifican en períodos electorales. La gente “de a pie” dice sentirse usada por los políticos.

El sistema electoral estadounidense, de supremacía bipartidista, deja al electorado latino entre dos únicas opciones, por un lado el racismo antiinmigrante de Donald Trump y por el otro, las mismas promesas incumplidas de los demócratas.

Alfredo Miranda, Washington.

kmd/msf