Divergencias entre las bolsas europeas y Wall Street

21

Wall Street cerró este miércoles pasado con triple récord. El S&P 500, el Dow Jones y el Nasdaq marcaron nuevos máximos históricos, el segundo triplete consecutivo. Los operadores se decantaron por las compras después de que varias empresas líderes mostrasen resultados trimestrales mejores de lo esperado. Desde principios de año el S&P 500 y el Dow Jones se han revalorizado en torno al 10%, mientras que el Nasdaq Composite sube más del 18%.

El FTSE 100 de Londres y el DAX 30 de Fráncfort son los selectivos que mejor comportamiento técnico han mostrado entre los índices europeos. Ambos marcaron nuevos récords históricos en junio, pero a corto plazo también muestran divergencias respecto a Wall Street, ya que
cotizan lejos de los máximos de junio.

Sin embargo, el Ibex 35, el CAC 40 francés, el FTSE MIB italiano y el Euro Stoxx 50, cotizan bastante lejos de los máximos de 2007 y algunos de ellos están a años luz de sus máximos históricos.

El CAC 40 necesitaría revalorizarse un 30% para alcanzar sus récords del año 2000 y el 18% para acercarse a los máximos de 2007. El FTSE MIB cotiza a un 120% de su máximo histórico marcado en febrero del año 2000 en el entorno de los 48.500 puntos, y debería subir un 104% para tocar los 44.000 enteros que pudimos ver en mayo de 2007. El Euro Stoxx 50 ha de subir un 58% para acercarse a su máximo histórico del año 2000 y un 30% para acercase a los máximos de 2007. El Ibex 35 tendría que subir más del 50% para poder acariciar su máximo histórico del 8 de noviembre de 2007 marcado en 15.945,70 puntos.

En ningún caso deberían interpretarse estos datos como posibles revalorizaciones, pero tampoco se puede descartar la posibilidad de que se acaben alcanzando estos niveles algún día en cualquiera de estos selectivos europeos. El Nasdaq Composite se revalorizó un 270% desde
los mínimos de 2009 para poder alcanzar los máximos históricos del año 2000 y ahora cotiza un 28% por encima de aquel récord.

En cualquier caso, lo más destacable es que los seis mayores índices europeos no siguen a corto plazo las correlaciones habituales que se producen con sus homólogos estadounidenses y se han generado unas divergencias menores que se podrían corregir si la temporada de
resultados corporativos se cierra con signo positivo en Europa.

Si los selectivos de Wall Street acaban de marcar nuevos récords es evidente que su tendencia es alcista en todos los marcos temporales. Sin embargo la tendencia de corto plazo del Ibex 35, del CAC 40, el DAX 30 y del Euro Stoxx 50 es claramente bajista. Todos muestran una pauta de
máximos decrecientes. El FTSE MIB cotiza en rango lateral y el FTSE 100 acaba de superar recientemente su directriz bajista y empieza a desplegar mínimos crecientes.

Si los seis mayores índices europeos consiguen retomar la senda alcista, alcanzar sus máximos anuales y corregir las divergencias de corto plazo que se han generado con Wall Street, la revalorización potencial entre la suma de todos ellos alcanzaría el 22,29%.

El Ibex 35 es el selectivo que mayor porcentaje de subidas podría alcanzar, con un potencial del 5,30%. El segundo es el Euro Stoxx con un 4,87%, el CAC 40 subiría el 4,85% y el DAX 30 un 4,75%. El FTSE 100 y el FTSE MIB cotizan a menos del 2% de los máximos de 2017.

En los gráficos diarios del S&P 500 y del Ibex 35, cortesía del broker de Forex y CFDs ActivTrades, pueden ver un ejemplo de las divergencias en su tendencia de corto plazo. El selectivo estadounidense mantiene una impecable tendencia alcista, mientras que el índice español está inmerso en un perfecto canal bajista.