¿En qué consiste la política presupuestaria de la UE?

La Unión Europea, a pesar de sus inconvenientes, es sinónimo de progreso. El pasado mes de abril se cumplieron 60 años de la firma de los acuerdos para su creación y, sin duda, el mayor logro de este proceso integrador ha sido la Unión Económica y Monetaria (UEM).

La política presupuestaria es uno de los pilares de la política económica de la Unión Europea. Su importancia es tal que merece que la analicemos en tres subapartados: el presupuesto comunitario, la denominada supervisión multilateral y el Pacto Fiscal Europeo.

El presupuesto comunitario

El presupuesto comunitario es de miles de millones de euros. Una cifra de vértigo que en realidad solo representa un 1% o 2% del PIB del conjunto de sus Estados. Este porcentaje puede parecer pequeño, pero hay que tener en cuenta que gran parte de los gastos derivados de la intervención pública, como educación, sanidad o defensa, siguen siendo asumidos por los Estados nacionales y no por la UE.

ice

El presupuesto comunitario sí sostiene las políticas comunes de la unión, siendo la Política Agraria Común (PAC) y los fondos estructurales y de cohesión las partidas que suponen el gasto más importante.

En lo que se refiere a los ingresos, podemos clasificarlos en cuatro categorías principales: exacciones agrícolas, derechos de aduanas, cuota sobre el IVA y cuota en relación con el PIB. Los repasamos:

  • Exacciones agrícolas: se trata de impuestos sobre la importación de productos agrícolas y suponen entre un 1% y un 2% de los ingresos totales de la UE. Es la partida de ingresos menos significativa de las cuatro.

  • Derechos de aduanas: es el arancel común para los productos importados procedentes de países ajenos a la UE. Representan el 11% de los ingresos de la Unión.

  • Cuota sobre el IVA: supone el 12% de los ingresos de la UE, aunque en los últimos años, debido a la crisis y la caída del consumo, la recaudación por IVA también ha disminuido.

  • Cuota en relación con el PIB: alrededor del 76% de los ingresos totales de la UE proceden de este concepto. Alemania y Francia son los países que más contribuyen.

Ocasionalmente, existen otras fuentes, aunque menos significativas, como las multas impuestas a los Estados miembros o los excedentes positivos de años anteriores.

La supervisión multilateral

Ec Full Page

Desde que entró en vigor la tercera etapa de la UE, los países de la zona euro han consensuado unos criterios comunes conocidos con el nombre de Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que tiene como objetivo básico facilitar y mantener la Unión económica y monetaria de la UE.

El Consejo de la Unión Europea se encarga de asegurar el cumplimiento de este pacto supervisando los programas económicos de los países miembros. Esta actuación recibe el nombre de supervisión multilateral y sigue tres criterios:

  • Respetar el objetivo presupuestario a medio plazo, que busca alcanzar una situación presupuestaria próxima al equilibrio, o bien de superávit.

  • Adoptar las medidas correctoras necesarias para alcanzar los objetivos establecidos en los programas de estabilidad o convergencia.

  • Corregir los déficits excesivos. En la actualidad el límite está fijado en el 3% del PIB (en España sabemos mucho de este tema, ¿verdad?). El no cumplimiento del objetivo de déficit puede suponer sanciones para el Estado en cuestión.

Es importante destacar que la crisis económica desatada en 2008 demostró que la supervisión multilateral fue insuficiente para resolver los problemas que surgieron en el seno de la Eurozona. Fue necesario un compromiso más amplio y estricto que se formalizó en 2012 con el nombre de Pacto Fiscal Europeo.

El Pacto Fiscal Europeo

draghi

Se denomina coloquialmente Pacto Fiscal Europeo al Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria firmado en 2012 por casi la totalidad de los países miembros de la UE.

Este establece una disciplina fiscal reforzada con la introducción de la denominada “regla de oro”, que a continuación explicamos, y una vigilancia mucho más estricta en el seno de la zona euro. Estos son sus puntos básicos:

  • “Regla de oro”: límite de un déficit estructural anual (sin incluir los gastos e ingresos de carácter cíclico) del 0,5% del PIB y del 1% en aquellos países en los que la deuda es inferior al 60% del PIB.

  • Obligación por parte de los países con una deuda superior al 60% del PIB de reducirla un 20% anual.

  • Obligación de mantener el déficit público por debajo del 3% del PIB, tal y como lo exigía el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

  • Implantación de mecanismos automáticos para corregir los desvíos de los objetivos de déficit, mecanismos que tendrán en cuenta el impacto acumulativo de la deuda.

  • Sanciones por incumplimientos de hasta el 0,1% del PIB.

¿Será suficiente el Pacto Fiscal Europeo para garantizar el futuro económico de la Unión? Esperemos que sí, pero solo el paso de los años nos dará la respuesta.

Fuente | Economía. McGraw Hill

Loading...