Inicio Actualidad La Fiscalía se negó a investigar la corrupción del PSOE en el...

La Fiscalía se negó a investigar la corrupción del PSOE en el caso Acuamed hasta en tres ocasiones

La Fiscalía Anticorrupción se ha negado a investigar los indicios de corrupción del PSOE en el marco del caso Acuamed hasta en tres ocasiones. Acuamed, Aguas de las Cuencas Mediterráneas, S.A., es una empresa española que dependía del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Su finalidad era promover las infraestructuras necesarias para dar solución a la compleja gestión del agua en las cuencas mediterráneas españolas.

Según varios escritos que figuran en el sumario de la causa Acuamed, al que ha tenido acceso Libertad Digital, existen al menos tres posibles escándalos socialistas que salpicarían a la exminsitra de Medio Ambiente y actual presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero durante los años 2007 y 2008. Sin embargo, la fiscal del caso Inmaculada Violán siempre se ha negado a investigarlos.

En marzo de 2016, el entonces instructor Eloy Velasco recibió un informe de la Agencia Tributaria que aportaba indicios de que algunas empresas pagaron 2 millones de euros a cambio de la adjudicación de obras de la desaladora de Torrevieja en el año 2007. Los pagos se efectuaron a una empresa propiedad de la mujer de Fernando Troyano, participante destacado en la adjudicación de la desaladora, al ser subdirector de Tratamiento de Aguas de Acuamed. En los documentos aportados por la AEAT, se acreditaba la entrega de más de 400.000 euros a la mujer del jefe del Área de Tratamiento de Aguas de Acuamed en el momento de la adjudicación. El destino del resto del montante no habría sido investigado.

A lo largo de la instrucción, ha aparecido en diversas ocasiones documentación que evidencia la aportación por las empresas adjudicataria de las desaladoras de importantes cantidades para financiar las campañas electorales socialistas. La suma de esas cantidades llega a alcanzar el 1 por ciento de las adjudicaciones y en total supera los 7 millones de euros. Sin embargo, los investigadores tampoco tiraron de este hilo.

Por último, el director general de Acuamed, Arcadio Mateo, que fue cesado tras explotar la causa, denunció que en Acuamed en los años 2007 y 2008 fue una práctica reiterada y generalizada la adjudicación de contratos de publicidad de forma irregular por un total que superó también los 7 millones de euros. La Fiscalía Anticorrupción entendió que este procedimiento no era el adecuado para investigarlo.

Cabe destacar que la fiscal Inmaculada Violán rechazó investigar entonces la presunta financiación ilegal del PSOE denunciada en la Audiencia Nacional en una pieza separada alegando que «en el caso analizado no existe elemento que vincule subjetivamente a los presuntos autores para delinquir», «tampoco conexión objetiva o instrumental» y «menos aún se da una relación de temporalidad».

Recordamos que recientemente, la juez que instruye el caso Azud, vinculó Acuamed con la obtención presuntamente ilícita de 484.480 euros por parte del PSPV-PSOE en el año 2007, cuando se celebraban elecciones municipales y autonómicas. No obstante, en el 2018 se denunció la posible financiación ilegal de los socialistas por una cifra muy superior, 4,4 millones.

Fuentes del caso consultadas por LD denuncian que «aunque el caso Acuamed salpica de lleno al Partido Socialista, no existe ningún imputado del PSOE, y la instrucción comandada por Anticorrupción se ha centrado únicamente en investigar los indicios delictivos que pudieran afectar al PP».

El caso Acuamed

El caso Acuamed estalló en enero de 2016 cuando el entonces titular del Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, ordenó la detención de 13 personas en el marco de la operación Frontino. Precisamente, este miércoles se cumplen 7 años desde que comenzó la causa. El instructor les imputaba por presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, prevaricación, fraude, malversación de caudales públicos, maquinación para alterar el precio de los concursos públicos, falsedad, tráfico de influencias y cohecho.

Desde que estalló el caso Acuamed, la causa fue utilizada por el entonces líder de la oposición, Pedro Sánchez, para desgastar a Mariano Rajoy. Sin embargo, durante la instrucción, también afloraron numerosos documentos e indicios de que el escándalo afectaba de lleno al partido socialista durante la época de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno y con Cristina Narbona como ministra de Medio Ambiente y responsable de Acuamed. No obstante, esta parte del caso como explicábamos previamente nunca ha sido investigada.

Publicidad