Inicio Actualidad La ultraderechista Giorgia Meloni gana las elecciones en Italia según los primeros...

La ultraderechista Giorgia Meloni gana las elecciones en Italia según los primeros sondeos

La ultraderechista Giorgia Meloni, líder del partido Hermanos de Italia, ha logrado una amplia victoria en las elecciones italianas, según el primer sondeo a pie de urna de la cadena pública RAI. 

El bloque de los conservadores, que incluye además a la Liga de Matteo Salvini y al partido Forza Italia de Silvio Berlusconi, habría ganado los comicios con una horquilla de entre el 41% y el 45% de los votos, una ventaja suficiente como para controlar la Cámara alta y el Senado. La coalición liderada por Meloni obtendría entre 227 y 257 de los 400 escaños de la Cámara baja o Parlamento, y entre 111 y 131 de los 200 escaños del Senado. La derecha habrá conseguido así una victoria aplastante y Meloni gobernará como primera ministra, si los resultados confirman este primer sondeo de la RAI.

Uno de cada cuatro votantes en el país ha escogido a Hermanos de Italia. El partido con raíces neofascistas de Meloni ha sido el más votado, con entre el 22% y el 26% de los votos, según el sondeo de la RAI. Le sigue el Partido Democrático (17%-21%), el Movimiento Cinco Estrellas (13,5%-17,5%), la Liga (8,5%-12,5%), Acción-Italia Viva (6,6%-8,5%), Forza Italia (6%-8%) y Alianza Verdes-Izquierda (3%-5%). 

Más abstención

El giro a la derecha dura que han decidido los electores se ha producido en unos comicios que han registrado una destacada caída de la participación respecto a los de 2018. Este domingo ha acudido a votar un poco más del 64% del electorado, entre 8 y 9 puntos menos que hace cuatro años, cuando se alcanzó el 72,94%. La abstención se ha disparado sobre todo en las regiones del sur: en Calabria ha votado el 50% y en Campania (la región de Nápoles) el 54%. Se ha votado más en el norte, pero incluso la región con más participación, Emilia-Romaña (poco más del 71%), se ha quedado por debajo de los anteriores comicios.

El histórico triunfo de Giorgia Meloni y sus Hermanos de Italia es más destacado si se tiene en cuenta que en 2018 obtuvieron apenas el 4% de los votos. Ahora han logrado la hegemonía en la derecha y, desde su punto de partida en la extrema derecha de herencia mussoliniana, ha ocupado gran parte del espacio de la derecha más o menos tradicional que antes representaban la Forza Italia de Berlusconi y la Liga de Salvini, hoy secundarios dentro del bloque. El «centro» de su autodefinición como «coalición de centroderecha» le viene dada por la presencia de su cuarto y más minoritario elemento, el grupo Nosotros los Moderados.

El sorpasso desde la derecha más nacionalista y radical de Meloni se explica por el hastío de un sector del electorado y su volubilidad. La antigua fidelidad a un solo partido ha desaparecido para muchos, que optan elección tras elección por probar algo nuevo y votar a un partido distinto, sobre todo si se presenta, como Meloni, como una alternativa a la considerada vieja política. En este caso, el beneficiado por la apuesta ha sido Hermanos de Italia y su discurso de tono populista en defensa de una «identidad italiana» que creen en peligro. El aumento de la abstención, sobre todo en el sur, les ha beneficiado.

La coalición de centroderecha y los partidos de centroizquierda suman porcentajes en torno al 50%, que representan a las dos mitades ideológicas de Italia. Pero los de Meloni y sus aliados han aprovechado mejor el sistema electoral mixto presentándose en bloque, frente a las múltiples opciones del centroizquierda e izquierda.

La mala noticia para el Partido Democrático del ex primer ministro Enrico Letta es que no llega el 20% de los votos que se proponía rebasar. La buena noticia para su formación es que mantiene aproximadamente el voto de 2018 y recupera la posición como segundo partido (y desde ahora, líder de la oposición), adelantando al Movimiento Cinco Estrellas de Giuseppe Conte, que fue primer ministro entre 2018 y 2021 hasta la designación de Mario Draghi como jefe del ejecutivo de unidad nacional. La pérdida de apoyos al gobierno de Draghi precipitó este verano el adelanto electoral de este domingo.

Otro aspecto destacado de estas elecciones es que Cinco Estrellas se ha desplomado, cayendo a la mitad su porcentaje de voto respecto a su gran resultado del 32,68% de hace cuatro años. La suma actual del PD, M5E y los centristas del Tercer Polo (Acción-Italia Viva-Calenda) se queda lejos de la del bloque derechista.

La última en votar

Giorgia Meloni votó finalmente a las 22.35 de la noche, poco antes del cierre de los colegios a las 23.00 horas, para evitar problemas al resto de votantes ante la aglomeración de fotógrafos y reporteros que la esperaba en su colegio electoral. De todos los candidatos, fue la última en hacerlo.

Meloni, de 45 años, había anunciado que iba a votar a las 11.00 pero después de hacer esperar a los medios en el colegio Vittorio Bachelet de la periferia de Roma indicó que lo haría al final de la jornada antes de dirigirse a un hotel a las afueras para seguir el escrutinio.

Durante el día sólo había publicado en sus redes sociales un vídeo que se hizo viral y en el que Meloni jugaba con su nombre (el plural de melón en italiano) y sujeta dos melones a la altura de su pecho mientras afirmaba sonriendo y guiñando un ojo: «El 25 de septiembre, he dicho todo».

La líder ultraderechista había comunicado el cambio de horario «para que los electores pudieran ejercer su derecho al voto sin aglomeraciones y con tranquilidad». 

Publicidad