Inicio Actualidad Los socios de Sánchez buscan el choque por la espada de Bolívar:...

Los socios de Sánchez buscan el choque por la espada de Bolívar: quieren un ministro responsable o que reprenda al Rey

Pedro Sánchez ya cuenta con un nuevo incendio. Ahora, por culpa del acto de homenaje a la espada de Simón Bolivar en la toma de posesión de Gustavo Pero en Colombia. Desde Podemos hasta ERC o Bildu han trasladado su queja oficial al presidente del Gobierno por la decisión del Rey, presente en el acto, de no levantarse al paso del sable de quien ordenara matar a infinidad de españoles e intentara ser asesinado por sus propios camaradas. Felipe VI hizo lo que debía y lo que marcaba el protocolo: no se levantó al paso de la espada porque no es un símbolo nacional y, sin embargo, sí se ha convertido en un fetiche del M-19 y de infinidad de grupos terroristas y dictaduras bolivarianas. Pero los comunistas, proetarras y separatistas han exigido a Sánchez que asuma responsabilidades el ministro que, según ellos, debía haber refrendado esa decisión real por parte del Gobierno o, en caso contrario, que el propio presidente emita una censura oficial de la decisión de Felipe VI de permanecer sentado al paso de la espada.

El rey Felipe VI permaneció sentado ante la espada de Bolívar. Todo ocurrió cuando Gustavo Petro, nuevo presidente de Colombia, decidió exhibir, sin avisar, la espada de Simón Bolívar. Petro, además, anunció la presencia de la espada de Bolívar como «símbolo de su lucha guerrillera». Es decir, que él mismo certificó la evidencia de que el sable no era un símbolo nacional sino una reivindicación política y venerada por grupos terroristas. Felipe VI permaneció sentado durante el paso del arma. Y, cómo no, la extrema izquierda española aprovechó desde el primer momento para atacar al monarca.

Así, el exvicepresidente del Gobierno y exlíder de Podemos desde que fuera barrido electoralmente en los comicios madrileños, Pablo Iglesias, criticó al Rey con el siguiente comentario: «Felipe VI no representaba hoy a la Casa de Borbón; representaba a España. Eso hace aún más grave la falta de respeto a un símbolo de la libertad de América Latina«. Por símbolo de libertad, Iglesias se refería al símbolo de las dictaduras bolivarianas. Mientras, el otro fundador de Podemos, el investigado Juan Carlos Monedero, afirmaba: «Los generales valientes, aún cuando son derrotados, rinden homenaje a los que les han vencido en buena lid. Que el rey Felipe VI se quede sentado cuando todo el pueblo decente de Colombia vibra de pie cuando llega la espada de Bolívar es triste. Respeto», concluía el dirigente de la fundación de Podemos que está señalado ante la Justicia española en estos momento por presunto blanqueo de capitales.

Y la cuenta oficial de Podemos apuntaba que «la espada de Bolívar representa la soberanía de Latinoamérica. El rey Felipe VI ha sido el único jefe de Estado que ha permanecido sentado a su paso en la toma de posesión del nuevo Presidente de Colombia. Una falta de respeto grave que requiere disculpas de parte de nuestro país«.

Pero no ha sido una cuestión aislada de los morados: desde ERC hasta Bildu, los ataques contra el Rey no han cesado. Y, ahora, la cosa ha ido a más. Porque los socios de Pedro Sánchez han pasado de las palabras a los hechos y a usar la polémica para buscar un enfrentamiento abierto entre el Gobierno y el Rey. Un pretexto para dirigir sus ataques de forma oficial contra Felipe VI.

Por eso, su socios le han exigido a Sánchez que señale a un ministro responsable y le haga pagar por lo ocurrido o emita una censura oficial contra el Rey por su decisión de no levantarse al paso del sable.

Y no sólo han cogido ese testigo los socios oficiales del Gobierno. También los aliados ocasionales, como Junts. Por eso, Míriam Nogueras, diputada del partido separatista Junts, ha exigido, vía parlamentaria y por escrito, al Gobierno que informe públicamente del ministro responsable de, según ese partido, no haber frenado al Rey en su decisión de permanecer sentado al paso de la espada. Así, el texto trasladado al Congreso por la formación separatista señala que «el pasado 7 de agosto, el rey Felipe VI asistió a la toma de posesión del nuevo presidente de Colombia, Gustavo Petro. Tras la ceremonia de Transmisión del Mando Presidencial, y por orden del máximo mandatario colombiano, se produjo la entrada de la espada del independentista latinoamericano Simón Bolívar a la Plaza que lleva su nombre, en Bogotá». La diputada rupturista continúa su texto señalando que «fue un acto solemne en el que todos los mandatarios asistentes, excepto el jefe del Estado español, se levantaron en señal de respeto a uno de los símbolos de la independencia del país. Puesto que todos los actos públicos del Rey, según el artículo 64 de la Constitución, deben ser refrendados, preguntamos: ¿Estuvo el Jefe del Estado acompañado de algún miembro del gobierno español?» y «¿por qué razón decidieron optar por este posicionamiento político en la toma de posesión de Gustavo Petro?».

Todo un anticipo de que cualquier hecho será ya empleado para buscar un enfrentamiento con el Rey.

Publicidad