Inicio Actualidad Un macarra al mando

Un macarra al mando

No suele hacerse el hincapié necesario en esta evidencia: el cruce del Atlántico, el cruce del Pacífico y la vuelta al mundo son los hitos más decisivos de la historia naval. Y al mismo tiempo marcan el paso de una era a otra en la historia humana. Las tres fueron empresas españolas, dirigidas por españoles y en barcos españoles con tripulaciones principalmente españolas.

Un macarra con aires de portero de discoteca, estafador desde su falso doctorado, dirige a España. Sabe que en España la política ha descendido a un asunto de “imagen”, es decir, a puro ilusionismo. Es experto en ese arte.

La Delgado es una clara delincuente, compinche de Villarejo. En la democracia fallida española es muy lógico que haya sido ministra de justicia y jefa de los fiscales. Sin protesta de nadie. O de casi nadie.

El hecho de que ni la prensa ni los políticos ni los universitarios insistan en el falso doctorado del portero de discoteca es la demostración más palpable del desprecio que la cultura inspira a todos ellos.

Insisto: el hecho de que la universidad reconozca de facto el doctorado del portero de discoteca y la ley de memoria supuestamente histórica promovida por ese fulano, demuestra la degradación extrema de la universidad, su desprecio por la democracia y por sus propios títulos.

La historieta de PP y PSOE en torno a los jueces demuestra que nunca cumplieron la Constitución en esta democracia fallida. Desde que Alfonso Guerra planeó el asesinato de Montesquieu y el PP se unió a aquel verdadero golpe de estado.

Insisto, hay una obsesión sobre Franco: en unos por calumniarlo, en otros por olvidarlo.¿Por qué? Porque han resurgido los problemas de disgregación y totalitarismo que Franco superó en su larga y fructífera paz.

Publicidad