Inicio Argentina Clínicas en la cuerda floja: costos en alza y cobros desactualizados

Clínicas en la cuerda floja: costos en alza y cobros desactualizados

La crisis en las clínicas privadas está golpeando fuerte y autoridades de la Federación de Clínicas de la provincia de Buenos Aires (Fecliba) indicaron que “la situación va a pasos agigantados a un final muy poco feliz”. Aumentos en los insumos, débitos de obras sociales y prepagas y cobros con valores desactualizados forman un combo cada vez más preocupantes.

El titular de Fecliba, Néstor Porras, dijo que “el sector atiende a más del 60 por ciento de la población en cuestiones de salud -internación, consultorios externos, tratamientos crónicos- y no nos tratan como corresponden. Cuando en los debates públicos hablan de salud privada dialogan con las prepagas en lugar de hacerlo con las clínicas, que representamos un eje fundamental a la hora de dar respuestas com fue durante la pandemia, antes de la pandemia y luego de la pandemia”.

También dijo el dirigente que “la gente está siendo usada como ganado porque la libre elección es una mentirita. Las obras sociales plantean traslados a distancias extensas o bajan la cantidad de opciones para los afiliados. Y la gente lo naturaliza”.

En relación a los insumos, Porras indicó que “en estos momentos, en los permisos para importación, está dando prioridad a los sectores críticos. Y entendemos que la salud es un sector que necesita esos permisos. No hay faltantes crónicos, hay algunos casos puntuales pero nada de gravedad”. En tanto, remarcó que hay insumos que tuvieron subas importantes: “el suero fisiológico tuvo alguna faltante circunstancial. De junio a hoy, por 500 mililitros aumentó el 36.66 por ciento, y en otras presentaciones tuvieron subas de entre el 31,54 por ciento y el 51 por ciento”.

Al referirse a la situación del recurso humano en el sistema de salud, el titular de la federación de clínicas de la provincia de Buenos Aires sostuvo que afronta una “situación de estrés y va a trabajar con temor porque no sabe si la clínica tiene que cerrar o concursarse en lo inmediato”.

Sobre posibles cierres de clínicas, Porras dijo que “hay una situación de engendro, enroques, porque se cierra una en el conurbano bonaerense y aparece un grupo y la toma. La deja al poco tiempo y otro grupo la toma. En el medio están los empleados, los profesionales, los pacientes y sus familiares que tienen mucha incertidumbre”.

Sobre la situación en La Plata el directivo dijo que “hay situaciones complicadas. Algunos tienen problemitas. Las camas se reducen. La pandemia demostró que de casualidad no quedó gente afuera. Pusimos un esfuerzo enorme para afrontar esa situación particular. Ahora bajó el agua, volvimos al llano y nos encontramos con aumentos que nos dan por el 30 por ciento, pero con la burocracia estatal existentes te pagan la primera cuota del 12 por ciento a los 3 meses y el dinero no tiene el mismo valor con la inflación actual”.

En relación a las obras sociales, desde Fecliba separaron las aguas y marcaron tres ejes. “La medicina prepaga, que cobra cuotas altísimas a sus asociados, son los más difíciles de cobrar y son los que menos pagan de honorarios y derechos. Te hacen muchos débitos y por altas sumas por cuestiones administrativas y burocráticas. Terminan estirando los plazos para los pagos hasta situaciones difíciles de sobrellevar. Con las obras sociales sindicarles pasa algo similar”.

Sobre las obras sociales PAMI Y el IOMA, Porras indicó que “PAMI cumple con la fecha de pago. Pero aparecen débitos de 2019, 2018, y le van sacando cifras importantes. En algunos casos llega a millones de pesos”. Sobre IOMA, el directivo remarcó que “está cumpliendo en tiempo y forma, por lo menos el 98 por ciento lo paga en tiempo y forma. Con valores desactualizados y reconociendo en algunos casos mucho menos de lo que se paga. Por ejemplo, una clínica de Bahía Blanca, que no tiene un instituto de Hemoterapia cerca, tiene que comprar cada bolsita de sangre por 11.000 pesos promedio y la obra social reconoce 4.300 pesos. En resumen, no queremos ganar sumas siderales, queremos cobrar en tiempo y forma”.

“Tenemos ocupación promedio del 80 por ciento. No hay peor forma que fundirte con la clínica llena”, resumió el titular de Fecliba.

“Lamentablemente el precipicio lo vemos cada vez más cerca. Estamos muy mal”, concluyeron desde la federación que reúne a las clínicas privadas bonaerenses.

Publicidad