Inicio Argentina La Loma: una familia va por el tercer robo en un año...

La Loma: una familia va por el tercer robo en un año y medio

Gerardo fuentes aseguró que los delincuentes “buscaban plata” y revolvieron todo el inmueble / s. casali

Después de no salir a comer afuera durante más de cinco meses, Gerardo Fuentes (46) le propuso a su pareja, Valeria, ir el sábado a un restaurante “nuevo”. El local elegido por el hombre fue “Oli Bar”, que el viernes pasado había sido asaltado por cinco delincuentes armados. Ninguno de los dos tenía conocimiento del hecho, y acaso la elección del lugar haya funcionado como un presagio de lo que ocurriría luego.

Se fueron a minutos antes de las 21 horas y regresaron al inmueble de La Loma dos horas más tarde. Fuentes venía con su camioneta por la mano opuesta a su casa y al acercarse notó algo que le llamó la atención. Detuvo el vehículo y entonces vio que la reja y la puerta principal estaban abiertas.

Por tercera vez en un año medio, sintió la “puntada” en el estómago. “Entraron chorros”, pensó, y se lo dijo a Valeria.

“VAMOS A TOMAR ALGO”

“Justo le dije a Vale (su novia) ‘vamos a tomar algo, que hace cinco meses que no salimos’. Era un par de horitas nada más y cuando volvimos estaba la puerta abierta de par en par, casi me muero”, le contó el damnificado a este diario.

La sensación era conocida: “Llegás, ves todo abierto y no sabés qué hacer, si bajarte, llamar a la Policía…”, detalló. Su pareja, en tanto, no lo pensó. Valeria “bajó como tiro y entró”, mientras Gerardo, que la seguía de atrás, pensaba “¡si están adentro me la limpian!”. Por fortuna no había nadie en el interior, que era “un caos”, comentó.

“Revolvieron todo, en el dormitorio de la nena hicieron un desastre”, sostuvo. Entonces, llamaron al 911 y un móvil del Comando de Patrulla llegó en minutos. Le contaron a los agentes lo ocurrido. Y cuando los uniformados se fueron, Gerardo se subió a la camioneta y salió en busca de los delincuentes. Según contó, “me fui para Los Hornos, por 52 y 136 y después por 59 y 146. Zonas que a mí se me ocurrían, porque la vez anterior encontré cosas que me habían robado por ahí”.

Los malvivientes escaparon con cuatro notebooks, dos LCD Smart TV, 20 mil pesos, anillos de oro y celulares.

Fuentes comentó que “hace dos años estoy. Era la casa de mis viejos que vivieron toda su vida. Yo nací acá y me vine cuando falleció mi papá”. La reja que los ladrones barretearon “la puse a raíz del robo del año pasado, el último, que fue un sábado a la una del mediodía”, indicó.

Por otra parte, como consecuencia de la inseguridad que padeció, señaló que “yo miro siempre la cuadra. Tengo la costumbre cuando salgo y cuando vuelvo. La verdad no vi nada ayer (por el sábado)”. La víctima cree “que no fue al voleo”, y refirió que una mujer lo llamó para avisarle que en 36 entre 22 y 23 encontró su credencial de Camuzzi.

Asimismo, manifestó que en el barrio en general, y en ese sector en particular, están a merced de los delincuentes.

“El viernes al mediodía, cerca de las 12, desvalijaron un departamento del piso tres de uno de los edificios” situados en 25 entre 46 y 47, afirmó. Y el mismo día en que le robaron a él, pero a las 12.30, “dos motochorros arrinconaron a un pibe en la esquina de 23 y 45 para sacarle todo lo que tenía”, culminó.

“Salimos un par de horitas nada más y cuando volvimos estaba la puerta abierta de par en par, casi me muero”

Gerardo Fuentes, Víctima

Publicidad