Trabajo para empleados y familiares, los favores entre Canicoba Corral y un exfuncionario

31

La hija del magistrado fue contratada por Scarcella, que se hizo cargo de trabajadores de una firma de la mujer del juez

Canicoba Corral, juez federal
Canicoba Corral, juez federal Crédito: Fernando Massobrio

La relación entre el juez Rodolfo Canicoba Corral y el exfuncionario sciolista Guillermo Scarcella no se agotó en los campeonatos de truco. Después de que Viviana Tejada, la esposa del magistrado, se alejara del negocio de envolver valijas en los aeropuertos, Scarcella absorbió a los empleados de su empresa en 2013, según pudo construir LA NACION entre contratos, registros societarios y convenios recopilados durante un año.

Cuando se quedó con el monopolio del mercado que supo compartir con la mujer del juez, Scarcella -entonces titular de Aguas Bonaerenses- ya era un hombre de estrecha confianza de Canicoba Corral. Era habitual que compartieran -allá por 2001- paseos en moto y pileta los fines de semana, lejos de los Tribunales. Pero la relación se extendió, también, al ámbito laboral: Scarcella nombró a Malena Canicoba, una hija del juez, empleada de Aguas Bonaerenses SA.