Inés Arrrimadas no acude a reunirse con Torra porque “amenaza a millones de catalanes”

5
Actualizado 08/06/2018 12:38:11 CET

 Exige a Pedro Sánchez “proteger” de este Govern a los catalanes

BARCELONA, 8 (EUROPA PRESS)

La líder de Cs en Catalunya, Inés Arrimadas, ha confirmado este viernes que no acudirá a reunirse con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, porque “sigue amenazando a millones de catalanes” con un proyecto independentista que considera completamente fuera de la ley.

En una rueda de prensa desde el Parlament, ha criticado que el Govern mantenga en la fachada de la Generalitat la pancarta a favor de la liberación de los presos soberanistas: “No nos podemos dar invitados por Torra a un lugar que excluye a millones de catalanes”.

La también portavoz de Cs a nivel estatal ha asegurado que son “el partido del diálogo” pero que no pueden celebrar un encuentro con Torra, porque creen que su voluntad real no es hablar, sino seguir en la confrontación.

“No quiere dialogar, solo quiere confrontación. Es una persona que se salta la ley y defiende los símbolos partidistas. Quiere excluir a millones de catalanes de la vida pública”, ha añadido Arrimadas, que había sido convocada formalmente al Palau este viernes a las 10.

Sin embargo, no descarta verse más adelante con él y le exige “algún cambio o gesto” como retirar la pancarta del Palau –el Govern ya ha dicho que no lo hará– y comprometerse a actuar dentro de la ley.

Ha defendido que los catalanes que no comparten la simbología del lazo amarillo de los soberanistas también son demócratas, y considera que la Generalitat no debería tener esta simbología, porque se financia con “los impuestos” de todos la ciudadanía.

PRIMERA SEMANA SIN 155

Arrimadas ha dicho que la primera semana sin artículo 155 ha sido nefasta porque la Generalitat se ha mostrado dispuesta a seguir con el proceso independentista, y ha pedido protección al Gobierno central: “¿Que hará el señor Sánchez para proteger nuestros derechos ante un Govern que los vulnera día a día?”.

Ha enumerado lo que considera agravios en la primera semana sin 155: la reiteración de Torra en que apuesta por la independencia; la colocación de la pancarta en la fachada; la inyección de 20 millones de euros a TV3 y “la limpieza en la cúpula de los Mossos”.

También ha criticado que la Delegación del Govern en Bruselas sirviera para “un acto propagandístico” como el intercambio simbólico de carteras entre los nuevos consellers y los que viven allí, y ha reiterado que el Ayuntamiento de Vic (Barcelona) no ha dado permiso a Cs para un acto en la calle.

Además, ha pedido al nuevo presidente del Gobierno que, cuando hable con Torra, tenga presente que “está hablando con la parte de Catalunya que representa al separatismo” pero no con el conjunto de los catalanes.