Defensa de Longueira tilda de revanchista y desesperado actuar del fiscal Gómez

La casa de Pablo Longueira, las oficinas del ex senador UDI y el domicilio de Carmen Luz Valdivielso. Esos tres lugares fueron allanados este martes y donde se realizaron incautaciones de documentos por parte de los fiscales del caso Soquimich y la Policía de Investigaciones. Diligencia a cargo del persecutor regional de Valparaíso, Pablo Gómez, quien acudió a la residencia del ex senador gremialista y la fiscal Paola Castiglione quien llegó a la casa de la histórica colaboradora de Longueira.

Una incautación que sorprendió y molestó a la defensa del ex ministro de economía, quien está formalizado en la arista royalty del caso SQM por cohecho y delitos tributarios.

En conversación con El Mostrador, Alejandro Espinoza, asegura que estos procedimientos, cuando ya se termina el plazo de investigación demuestran que no existen antecedentes para acusar a su defendido por los delitos que la fiscalía en una primera instancia formalizó, que si fueran importantes se tendrían que haber concretado hace un año y edio, además de ser una respuesta a la decisión de Longueira de no llegar a un juicio abreviado. “Es evidente que es una reacción a la decisión de esta defesa y de mi cliente de rechazar categóricamente cualquier negociación con la fiscalía que implique que esto tenga una salida negociada. Nosotros hemos ejercido nuestro derecho constitucional que esto sea resuelto por un tribunal independiente del país y no que esto termine en una justicia negociada bajo presiones. De manera tal que a un mes de concluido el plazo de investigación y habiendo esta misma investigación desarrollada por más de un año y medio y sin que se hayan encontrado antecedentes para sostener una acusación, nos parece más bien maniobras desesperada de última hora para presionar a mi cliente para llegar a un acuerdo con la fiscalía”, afirmó el penalista.

Espinoza infiere que esta diligencia fue únicamente por la respuesta que ellos dieron durante la segunda semana de enero, cuando en medio de eventuales acuerdos para llegar a un juicio abreviado – lo que permitía condenar a Longueira – pero sin el delito de cohecho de por medio, asegurando que iban a ir sí o sí a juicio oral.  “No han sido desmentidas las reuniones de los fiscales ni con el CDE para abordar esa materia (acuerdos). No existen antecedentes serios para acusar a Pablo Longueira. Esta es una diligencia extemporánea, innecesaria y que a un mes de concluida la investigación solo refleja la desesperación por tratar de presionar a Pablo Longueira de llegar un acuerdo”, afirma el abogado del ex senador UDI.

En el Ministerio Público no quisieron referirse a estas acciones concretadas por los fiscales del caso SQM. Fuentes de El Mostrador afirman que en el equipo de persecutores plantean que respecto al cohecho están débiles de cara a una eventual acusación y que por lo mismo están a la espera de resultados de este tipo de diligencias para verificar la trazabilidad del dinero de la minera a Longueira.

Incautación tardía 

La incautación de documentos desde el domicilio y trabajo de Pablo Longueira no solo fue criticada por la defensa del ex parlamentario sino que por los propios querellantes en el caso. ¿La razón? La tardanza, a juicio de ellos, que hubo para concretar estas diligencias. “Nos parece bastante tardía dado el avance de la investigación, esta es una de las diligencias que se debió haber realizado en un comienzo precisamente buscar esa información para contrarrestar las declaraciones o algún otro antecedente de la indagatoria. Esta es parte de la crítica hacia el ministerio público, en particular hacia Pablo Gómez que ha buscado negociar estas salidas rápidas en el caso SQM, también dan pie a estas diligencias que se pudieron haber realizado hace 8 o 10 meses atrás. Ahora tendremos que esperar que en este caso el material incautado no hayan sido borrada la información pero acá si es que no arroja un resultado positivo porque se eliminó la información, la responsabilidad es del fiscal a cargo”, asegura el querellante Matías Ramírez.

Mauricio Daza, también abogado interviniente en esta indagatoria, plantea que parece difícil que existan antecedentes incriminatorios en contra de Pablo Longueira en su domicilio, después que han pasado más varios meses desde su formalización. “Se trata de una diligencia llamativa, claramente tardía y de dudosa utilidad a estas alturas, cuyos resultados concretos sólo se podrán apreciar una vez que se procese la información recogida. Es claramente más importante y útil para la causa que se acceda a las diligencias que solicitamos hace algunos días a la fiscalía, para que se oficie al departamento de justicia de Estados Unidos, a fin que se remitan las copias de los acuerdos firmados en ese país entre SQM y la autoridad norteamericana, los que incluyen un reconocimiento formal de la empresa en cuanto a haber hecho pagos indebidos a Pablo Longueira. En caso de confirmarse esta información, el fiscal Gómez Niada se quedaría sin excusas para no acusar y llevar al imputado Longueira a juicio oral por los delitos de cohecho que se investigan en su contra”, afirma el querellante.

Este miércoles a las 10 de la mañana en el octavo juzgado de garantía se discute la ampliación del plazo de investigación que solicitó la fiscalía para seguir indagando la arista royalty del caso Soquimich, donde está formalizado Juan Pablo Longueira Montes.


Loading...