El Papa pide en su última misa en Colombia “desatar los nudos de la violencia” para acabar con los desencuentros

Actualizado 11/09/2017 7:13:57 CET

ROMA, 11 (EUROPA PRESS)

El Papa ha clamado en su última misa en Colombia por la “justicia”, al tiempo que ha rechazado la “venganza” al instar a los colombianos a “desatar los nudos de la violencia” para acabar con la espiral de enfrentamientos que han dejado más de 220.000 muertos en 53 años de conflicto armado.

“Solo si ayudamos a desatar los nudos de la violencia, desenredaremos la compleja madeja de los desencuentros”, ha señalado el Pontífice en una multitudinaria misa en el puerto de Cartagena, que ha supuesto el broche final a su periplo por el país latinoamericano.

Francisco ha asegurado que si Colombia quiere “paz estable y duradera” tiene que dar un paso “hacia el bien común, la equidad, la justicia y el respeto”. Para ello, ha hecho un llamamiento contra el narcotráfico y ha exigido que se busquen los modos para acabar con él. “Condeno con firmeza la lacra del narcotráfico, que ha puesto fin a tantas vidas y que es mantenida y sostenida por hombres sin escrúpulos”, ha especificado.

“¡Cuántas veces se “normalizan” procesos de violencia, exclusión social, sin que nuestra voz se alce ni nuestras manos acusen!”, ha lamentado en este sentido.

Por ello, ha reiterado sus oraciones “por el rescate y no por la destrucción, por la justicia y no por la venganza”.

Durante la homilía, ha reiterado su mensaje de compromiso con la reconciliación del país y ha pedido nuevamente a los colombianos que den el “primer paso” y que salgan “al encuentro de los demás”.

Para ello, ha señalado que Cristo pide “renunciar a la pretensión de ser perdonados sin perdonar, de ser amados sin amar”. Para el Papa, la misión del cristiano es “confrontar” los modos de conducta y estilos de vida “que dañan el cuerpo social, que destruyen la comunidad”.

“Rezamos para cumplir con el lema de esta visita “¡Demos el primer paso!, y que este primer paso sea en una dirección común”, ha comentado.

Así ha recordado los encuentros con víctimas que ha mantenido a lo largo de los cinco días que ha durado su viaje por varias ciudades colombianas para asegurar que ellas ya han comenzado a construir la paz. “Escuché muchos testimonios, heridas terribles. Sin embargo, estas víctimas han dado el primer paso”, ha asegurado el Papa. De ahí que el Pontífice haya propuesto un “cambio cultural” en la sociedad colombiana que responda a la “cultura de la muerte, con la cultura de la vida y el encuentro”.

Finalmente, les ha asegurado que Dios los acompañará en el camino. “Él no dejará estéril tanto esfuerzo”, ha acotado.

Francisco se ha dirigido tras la misa hasta el aeropuerto Rafael Núñez de Cartagena donde el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y su esposa, María Clemencia Rodríguez, le esperan para brindarle una ceremonia de despedida. Está previsto que el Papa llegue a Roma en torno a las 12:40 (hora local).


Loading...