Las ruinas que dejó incendio en barrio de Barranquilla

19
¡Hola !, Tu correo ha sido verificado. Ahora puedes elegir los Boletines que quiera recibir con la mejor información.
Bienvenido has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

NO, CAMBIAR CORREO SI, ENVIAR

Festival de Teatro

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Una fotografía de graduación fue uno de los pocos objetos que resistió al incendio del 1 de abril, en horas de la madrugada, en el barrio 7 de abril, en el suroccidente de Barranquilla. Fueron nueve casas incendiadas dejando 50 familias damnificadas. 

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Un ataque de rabia llevó a Yajaira Isabel Martínez Solano, de 39 años, a prender con fuego un colchón de su pertenencia, sin contar con que de esa manera ocasionaría un incendio de tal magnitud. La mujer comenzó una discusión en horas de la madrugada con su hija, de 16 años, pues esta última le había anunciado que se iba de la casa con un muchacho mayor que ella.

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Recicladores aprovechan los escombros para recolectar latas, chatarra, entre otros elementos que podrían servirles, pues la mayoría de las casas afectadas tenían paredes de madera y cartón

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Según cuentan los mismos damnificados, el fuego se prolongó rápidamente hasta dejar convertidas en cenizas las casas que residían. El hijo, de 14 años, de Martínez Fontalvo, quien también se encontraba en la residencia, logró avisarle a sus vecinos que se había producido un incendio que amenazaba sus viviendas, lo que ayudó a que tuvieran tiempo de evacuar, evitando así pérdidas humanas. 

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Niños del barrio caminan entre los escombros en busca de algún objeto que puedan rescatar para aliviar el estrés de sus amigos. 

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Para la mañana de este lunes estaban previstas las audiencias preliminares en contra de la causante del incendio, quien fue detenida por las autoridades. Varios de los afectados han interpuesto denuncios por el delito de daño en bien ajeno.

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Entre tanto, los damnificados, que coinciden en que su vecina siempre mostró un comportamiento agresivo y poco amigable, están seguros que la del pasado Domingo de Resurrección fue una de las peores noches de su vida.

Vanexa Romero/EL TIEMPO

20 niños y 15 adultos se refugiaron en el salón comunitario de la Junta de Acción Comunal del barrio 7 de abril. Durmieron con colchonetas prestadas por vecinos solidarios, otras personas pasaron la noche en casas de amigos o familiares. 

Vanexa Romero/EL TIEMPO

La solidaridad en el barrio se ha despertado a raíz del incendio. Muchos habitantes han donado mercados para que sus vecinos tengan algo que comer, de igual manera les han regalado ropa mientras llegan las ayudas oficiales. 

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Personal de una inspección de policía toma declaraciones de las pérdidas y datos de la identidad de los afectados, con miras a organizar el papeleo respectivo y comenzar la entrega de ayudas materiales por parte de la Alcaldía. 

Vanexa Romero/EL TIEMPO

El barrio 7 de abril,  en el suroccidente de Barranquilla, volvió a perder viviendas construidas allí, pero esta vez por un incendio. La zona es catalogada de alto riesgo por deslizamientos de tierra, lo cual generó la caída de otras casas en el pasado.