Inicio Comunicación ‘Juego de Tronos’: Sean Bean ya ha elegido quién debería gobernar el...

‘Juego de Tronos’: Sean Bean ya ha elegido quién debería gobernar el Trono de Hierro

Han pasado varios años desde que comenzase ‘Juego de tronos‘, tanto que casi es difícil recordar a todos los que se han quedado por el camino. Sin embargo, y a pesar de que fue uno de los primeros en desaparecer, el personaje de Ned Stark es uno de los más memorables y su muerte de las más inesperadas. Ahora que la serie está cercana a su final, el actor que vivió esa primera muerte importante, Sean Bean, se ha aventurado en una entrevista al medio Mashable a decir quién se podría sentar en el Trono de Hierro.

Sean Bean como Ned Stark en 'Juego de Tronos'

Sean Bean como Ned Stark en ‘Juego de Tronos’

Obviamente, para el que fuera patriarca de los Stark debe ser uno de los vástagos restantes de esa Casa los que gobiernen Poniente, aunque no parecía decidirse del todo. “¿Quién queda? Jon Nieve queda, ¿no?”, preguntaba Bean haciendo memoria mientras pensaba su respuesta final: “Pero Arya debería hacerlo. Sí, Arya debería perdurar… Quizás ella se quede con el trono”.

Lo cierto es que su hija en la ficción, interpretada por Maisie Williams, tiene toda la ferocidad, el entrenamiento y los poderes para ganar definitivamente la guerra en que se sume la serie, aunque al fin y al cabo esta declaración puede no ser más que el deseo de un padre orgulloso. Habrá que esperar a 2019 para saber si el desenlace se acerca o no a lo que Bean ha pronosticado, pues es en esa fecha cuando HBO estrenará el desenlace de la serie.

El que sí muere

Lo cierto es que el actor lleva mucho tiempo alejado de ‘Juego de Tronos’. El último proyecto en que hemos podido ver a Sean Bean es en el videojuego “Hitman 2”, en el que interpreta a un personaje apodado “el que no muere” que forma parte de una misión opcional disponible de forma exclusiva por un tiempo limitado que consiste en, básicamente, matarle. En efecto, se trata de una nueva referencia a todos sus personajes que han acabado muriendo, algo que ya se ha transformado en un meme en torno al británico.