Inicio Comunicación La desastrosa cita de ‘First Dates’ entre una ‘ninfómana’ y un ‘pervertido’:...

La desastrosa cita de ‘First Dates’ entre una ‘ninfómana’ y un ‘pervertido’: ‘¡Qué guay, eres un cerdo!’

No todas las citas de ‘First Dates‘ acaban bien, y hay algunas que ni siquiera comienzan con buen pie. Ese fue el caso de Rost e Isa, una pareja que acabó separada tras una primera y algo desastrosa cita. Un hecho que, no obstante, a pesar de que no tenían afinidad alguna, no les impidió hablar abiertamente de sexo hacia el final del encuentro.

Rost e Isa al final de su cita en 'First Dates'

Rost e Isa al final de su cita en ‘First Dates’

“Me ha aburrido, porque el chico es aburrido”, confesó Isa en un momento de la cita y afirmó que a Rost tenía que sacarle las palabras “con sacacorchos”. La cosa no mejoró cuando ella admitió que tenía un hijo de nueve años, algo que a su cita no agradó en absoluto, dado que declaró no sentirse preparado para tener niños a su cargo, y menos si no eran suyos.

Sin embargo, ya hacia el final de la cita, conscientes de que no iban a conseguir nada, ambos decidieron relajarse y jugar al “Rasca del amor”, donde surgieron preguntas sobre sexo que ninguno tuvo reparos en responder. “Yo he estado con chicas, con un chico, chica y chico, dos chicas y dos chicos…”, confesó Isa, cuando surgió la pregunta de si en alguna ocasión había fantaseado con una persona de su mismo sexo. “Eso es de, ¿cómo se llama? ¿Ninfomática?”, preguntó el letón, despertando la risa en su cita, que adivinó el término que él la quería atribuir. “No soy ninfómana, ¿vale?”, respondió la comensal, entre risas.

“Aparte de bonito, me pone cachonda”

Isa continuó el juego preguntando por el lugar “más extraño donde lo había hecho”. “Iglesia”, respondió Rost, con sinceridad, quien añadió que incluso había sido “con gente dentro”. “¡Qué guay, eres un cerdo, un pervertido! ¡Me encanta!”, lanzó Isa, entre risas. “Soy atea, pero me encanta la arquitectura de las iglesias y me parece algo que, aparte de bonito, me pone cachonda”, reconoció Isa, quien bromeó con el hecho de si era posible o no decir “iglesia y cachonda” en una misma frase.