Inicio Cosas que pasan Ejército de EE.UU. confirma que hizo pruebas sobre restos de ovnis

Ejército de EE.UU. confirma que hizo pruebas sobre restos de ovnis

Pero el secreto de los resultados obtenidos podría permanecer oculto por muchos años… o tal vez para siempre.

En octubre de 2019, la empresa de Tom DeLonge, To The Stars Academy of Arts & Science (TTSA), anunció un acuerdo con el Ejército de los EE. UU. que permitió tomar una cantidad incalculable de artefactos ovni —trozos de escombros u otro material relacionado con Fenómenos Aéreos No Identificados (UAP) que se han recolectado—, y llevarlos al Comando de Desarrollo de Capacidades de Combate del Ejército.

En otras palabras, el Ejército acordó ofrecer su equipo para probar los artefactos UAP que TTSA había recolectado para ver qué resultados podían obtenerse con el fin de aprovecharlos mutuamente.

«Estas son fotografías reales de material que tenemos en nuestro poder», Luis Elizondo, 27 de octubre de 2018 (Fuente: Keith Basterfield).

Pero, ¿se ha hecho algo en los casi dos años desde que se anunció? TTSA no quiso hablar al respecto, pero nuestros amigos de The Black Vault pudieron confirmar que dichas pruebas con «restos de ovnis» ya se han realizado. El único problema es que los resultados reales de esas pruebas, hasta el momento y cualquier hallazgo en el futuro, pueden permanecer en secreto durante años o posiblemente incluso para siempre.

«TTSA tiene un conjunto de diferentes materiales, cuyas propiedades están interesados en investigar. Y dado que la investigación de materiales en general es de interés clave para el Ejército de EE.UU., también estamos interesados en cualquier conocimiento obtenido de estos materiales», dijo en su momento el Dr. Doug Halleaux, Oficial de Asuntos Públicos del Centro de Sistemas de Vehículos Terrestres CCDC (GVSC).

Tom DeLonge, el ex cantante de Blink-182, CEO de TTSA.

No obstante, cuando The Black Vault contactó a TTSA en busca de alguna confirmación, no ofrecieron mayores datos. Más bien, recomendaron —muy burocráticamente— el revisar una montaña de registros en busca de respuestas. Sin embargo, cuando se hizo lo mismo con el Ejército de los EE.UU., éste fue mucho más abierto y transparente al ofrecer una actualización sobre el Acuerdo de Investigación y Desarrollo Cooperativo (CRADA) con TTSA —aunque se mantuvieron breves—.

La carta de respuesta de la FOIA a The Black Vault que describe el alcance completo de la solicitud.

«En general, desde el comienzo del CRADA, hemos ejecutado con éxito algunas pruebas, y esos detalles y resultados, si se publican después de la conclusión del CRADA, estarán disponibles en ese momento», dijo Halleaux en un correo electrónico a The Black Vault en agosto. Se desconocen las fechas de esas pruebas, y los seguimientos para obtener las fechas exactas no fueron respondidos.

El cuadro de hitos, según lo estipulado por el CRADA.

El CRADA original durará hasta septiembre de 2023, empero, no está claro si la pandemia extenderá las fechas originales debido a la pérdida de tiempo. Al finalizar el acuerdo, el Ejército no puede confirmar ni negar si se divulgará información al público, ya que dependerá en gran medida de los resultados reales producidos.

Si se determina que las piezas están clasificadas, lo que se supondría si una pieza del material UAP de TTSA provenía de tecnología humana clasificada, no se permitiría al público. El otro comodín es si los resultados se consideran «secretos comerciales» —aquí entrarían restos ovni en los que se practicó la «ingeniería inversa»—, lo que eximiría al Ejército de los EE.UU. de publicar resultados a perpetuidad, pues la tecnología de punta obtenida le da ventaja sobre otras naciones.

La determinación de divulgación de cualquier resultado probablemente recaería en TTSA si sintieran que el público debería estar al tanto de sus hallazgos. Pero a los ojos de la Ley de Libertad de Información (FOIA), el Ejército de los EE.UU. no podría publicarla debido a la Exención (b) (4), que principalmente exime a los «secretos comerciales e información comercial o financiera».

The Black Vault se acercó nuevamente a TTSA para hacer comentarios, dada la revelación enviada de que se habían realizado las pruebas. Pero simplemente dijeron: «No podemos proporcionar un comentario en este momento».

Por último, cabe destacar que en ningún momento se mencionan estos restos analizados (meta-materiales) como de naves extraterrestres, sino que en todo el intercambio se habla de UAPs/OVNIs, es decir, objetos voladores no identificados.

Los documentos

Fuente: The Black Vault. Edición: MP.

Publicidad