Inicio Cosas que pasan Fósil de un ictiosaurio hembra con varios bebés en su vientre es...

Fósil de un ictiosaurio hembra con varios bebés en su vientre es descubierto en Chile

Es la primera vez que se encuentra un ictiosaurio completo en el país.

Los restos de la criatura, llamada Fiona, fueron desenterrados por investigadores de la Universidad de Manchester de un glaciar que se derrite en lo profundo de la Patagonia.

Fiona estaba embarazada en el momento de su muerte hace 139 millones de años, con varios embriones aún en su vientre.

«El hecho de que estos increíbles ictiosaurios estén tan bien conservados en un entorno extremo, revelado por un glaciar en retirada, es diferente a cualquier otro lugar del mundo», dijo el Dr. Dean Lomax, un paleontólogo que trabajó en el estudio del ejemplar. «La considerable cantidad de ictiosaurios encontrados en el área, incluidos esqueletos completos de adultos, juveniles y recién nacidos, brinda una ventana única al pasado».

Los ictiosaurios eran reptiles marinos que vivieron en la era de los dinosaurios y son famosos por su forma de pez, parecida a los delfines de hoy.

Los restos de Fiona fueron descubiertos en el glaciar Tyndall durante marzo y abril de 2022. El glaciar se encuentra a 10 horas de caminata o a caballo, lo que hace que la recolección del espécimen sea particularmente difícil. De hecho, la expedición autora del hallazgo se extendió 31 días y fue descrita por los investigadores como un «desafío casi titánico».

El ictiosaurio es la única hembra preñada de edad Valanginiano-Hauteriviano (entre 129 y 139 millones de años del Cretácico Inferior) registrada y extraída en el planeta.

«De cuatro metros de largo, completa y con embriones en gestación, ayudará a proporcionar información sobre su especie, sobre la paleobiología del desarrollo embrionario y sobre una enfermedad que la afectó durante su vida», detalló la Dra. Judith Pardo-Pérez de la Universidad de Magallanes, quien lideró el estudio.

Junto a Fiona, se descubrieron otros 23 especímenes nuevos durante la expedición, lo que convierte al glaciar Tyndall en el cementerio de ictiosaurios más abundante del mundo, según el equipo.

«Los resultados de la expedición cumplieron con todas las expectativas, e incluso más de lo esperado», añadió la Dra. Pardo-Pérez. «Esperamos obtener resultados sobre la diversidad, disparidad y paleobiología de los ictiosaurios de la localidad del glaciar Tyndall, establecer grados de madurez ósea y nichos ecológicos para evaluar posibles transiciones dietéticas que ocurrieron a lo largo de su evolución y que podrían ayudar a establecer conexiones paleobiogeográficas con los ictiosaurios de otras latitudes».

Para excavar a Fiona, los investigadores construyeron un hangar sobre sus restos y tuvieron que lidiar con fuertes vientos, lluvia y nieve. También necesitaron equipo especializado para romper la dura roca.

«La roca del afloramiento es tan dura que no se puede excavar con martillo, cincel y cepillo, y tuvimos que cortar, perforar y romper bloques con herramientas de diamante y de alto calibre», dijo Héctor Ortiz, uno de los excavadores. «Solo fuimos dos personas las que hicimos campamento glaciar y, en un mes de trabajo de campo, logramos sacar el ictiosaurio más completo del extremo sur de América para el mundo en dos vuelos en helicóptero».

Una vez que lograron excavar a Fiona, tuvieron que transportar sus restos desde lo alto del glaciar Tyndall hasta el Museo de Historia Natural de Río Seco en Punta Arenas, a unas 250 millas de distancia.

El ictiosaurio ahora se preparará en el laboratorio de paleontología del museo, donde se almacenará temporalmente para su posterior exhibición. Los otros ictiosaurios encontrados en el sitio no serán excavados.

«Tenemos casi un centenar de ictiosaurios en el depósito fósil del glaciar Tyndall y muchos de ellos, lamentablemente, nunca serán excavados, debido a la dificultad de acceso, al estar en zonas de riesgo (borde del acantilado), a la falta de fondos, etc.», asumió la Dra. Pardo-Pérez. «Los ictiosaurios que no serán excavados necesitan protección y consolidación in situ, ya que la erosión a la que están siendo sometidos a diario los está destruyendo».

El equipo espera comparar los ictiosaurios encontrados en el glaciar patagónico con restos hallados previamente en Europa.

«No tenemos muchos fósiles de reptiles marinos de este período en todo el mundo (hace ~130-140 millones de años), y los que tenemos son de Europa», acotó la Dra. Erin Maxwell, curadora del Museo Estatal de Historia Natural de Stuttgart y experta en ictiosaurios. «La localidad de Tyndall es muy importante para llenar un vacío en nuestro conocimiento sobre los tipos y la diversidad general de especies que habitaban el océano en el hemisferio sur, especialmente en latitudes templadas a polares».

Fuente: Universidad de Manchester. Edición: MP.

Publicidad