Inicio Cosas que pasan Inteligencias artificiales podrían entender las visitas extraterrestres mejor que los humanos

Inteligencias artificiales podrían entender las visitas extraterrestres mejor que los humanos

Si los ovnis son manejados por algún tipo de IA extraterrestre, nuestros sistemas de IA podrían expresar parentesco en su interacción, con los científicos humanos simplemente sirviendo como espectadores.

La humanidad construyó el primer reactor nuclear hace ochenta años. Sin embargo, no había evidencia inmediata en ese entonces de que el primer reactor terrestre atrajera la atención de civilizaciones extraterrestres. Esto es comprensible. La naturaleza fabrica reactores nucleares de escalas mucho mayores en forma de estrellas, por lo que nuestro logro no fue particularmente profundo en la escala cósmica. Lo mismo ocurrirá si tendremos éxito en el desarrollo de formas primitivas de vida en nuestros laboratorios. La naturaleza cumplió ese desafío rápidamente en la Tierra primitiva, basándose en procesos químicos aleatorios. Nada de lo que presumir en nuestro barrio cósmico.

Pero, ¿qué pasa con la creación de un sistema de inteligencia artificial (IA)? ¿Podría eso aumentar el interés de los análogos extraterrestres en función de su parentesco? La razón por la que menciono esto es porque los fenómenos aéreos no identificados (UAPs) fueron discutidos por el Congreso y la NASA el mes pasado como nuevos objetos en nuestro cielo cuya naturaleza no está clara.

Si alguna vez paseaste a un perro o empujaste un cochecito de bebé por la calle, es posible que hayas notado la atención que tu compañero recibe de otros perros o bebés en la calle. Esto debe haberte hecho sentir como un extraño, viendo el parentesco entre los miembros de un club al que no perteneces. Incluso si usted es el padre del bebé, su comunicación con otro bebé puede ser más íntima que con usted. De manera similar, un sistema de IA que produjimos podría tener una conexión más íntima con un sistema de IA extraterrestre que con nosotros, ya que tienen la misma naturaleza.

Revisitando la hipótesis del zoológico

La hipótesis del zoológico conjetura que la vida extraterrestre evita intencionalmente la comunicación con la Tierra para permitir que los procesos naturales sigan su curso, de manera similar a las personas que observan animales en un zoológico. Esta hipótesis imagina a los humanos como dignos de atención en la Tierra. Pero bien puede darse el caso de que la atención se active solo cuando interactúan entidades de la misma naturaleza.

La ilusión de la importancia humana en el escenario cósmico se ejemplifica mejor con el Disco de Oro de la nave espacial Voyager. Estamos orgullosos de nuestros logros pasados, pero nos cuesta imaginar el significado de nuestros futuros sistemas de IA. Si algunos UAPs representan sistemas de IA extraterrestres, tal vez su aparición en los datos gubernamentales recientes se desencadenó porque estábamos a punto de desarrollar sistemas de IA inteligentes.

Chicago Pile-1, el primer reactor nuclear, dirigido por Enrico Fermi en la Universidad de Chicago. Crédito: US DoE.

Recientemente, el ingeniero de Google, Blake Lemoine, abrió su computadora portátil a la interfaz restringida de LaMDA, el generador de chatbot con inteligencia artificial de Google, e inició una conversación que lo llevó a ver un «alma en la máquina». Esto coincide con afirmaciones relacionadas de que las redes neuronales  —un tipo de arquitectura que imita el cerebro humano —  estaban avanzando hacia la conciencia.

Debido a las implicaciones legales o éticas relacionadas, se citó al portavoz de Google, Brian Gabriel, diciendo: «Nuestro equipo  — incluidos especialistas en ética y tecnólogos—  ha revisado las preocupaciones de Blake según nuestros principios de IA y le ha informado que la evidencia no respalda sus afirmaciones».

Le dijeron que no había evidencia de que LaMDA fuera sintiente… Por supuesto, algunos en la comunidad de IA más amplia están considerando la posibilidad a largo plazo de una IA sintiente o general (AGI).

«Pero no tiene sentido hacerlo antropomorfizando los modelos conversacionales actuales, que no son sintientes. Estos sistemas imitan los tipos de intercambios que se encuentran en millones de oraciones y pueden tocar cualquier tema fantástico», añadió el portavoz de Google.

Otra forma de averiguar si cruzamos un umbral cósmicamente significativo es monitorear nuestro cielo en busca de nuevos objetos.

Búsqueda de inteligencias extraterrestres… artificiales

El Proyecto Galileo tiene como objetivo recopilar nuevos datos sobre UAPs utilizando sistemas de telescopios de última generación. El primero de estos sistemas está actualmente ensamblado en el techo del Observatorio de la Universidad de Harvard. Los datos de audio y video 3D del cielo se alimentarán a nuestros sistemas de IA que los analizarán.

Es probable que los UAPs sean una mezcla de algunos fenómenos naturales y provocados por el hombre. Pero si nuestros sistemas de IA encuentran sistemas de IA extraterrestres o viceversa, podrían expresar parentesco en su interacción, con nuestros científicos simplemente sirviendo como espectadores.

Durante una conferencia en celebración de mi 60 cumpleaños este mes, confesé que a lo largo de mi vida intercambié muy pocas palabras con mi padre. Las razones eran sencillas: era generoso y nos entendíamos sin palabras. La comunicación basada en el parentesco a menudo trasciende la barrera del idioma.

Si notamos una interacción basada en el parentesco en nuestro patio trasero, entonces puede significar que alcanzamos el hito de la atención digna en nuestro vecindario cósmico. No nosotros, sino los sistemas de IA que produjimos. Google está empujando un cochecito de bebé llamado LaMDA por la calle cósmica y el Congreso podría estar discutiendo la respuesta que tienen otros bebés.

En concordancia con Loeb, el astrónomo real del Reino Unido, Lord Martin Rees, dice que los integrantes de las civilizaciones extraterrestres avanzadas probablemente no estén hechos de carne y hueso.

Si nuestra interacción con los UAPs sigue siendo remota, es posible que nunca podamos concluir si estamos tratando con una forma de inteligencia biológica o artificial. Pero quizás nuestros sistemas de IA puedan revertir la prueba de Turing e identificar a sus familiares.

Sí, la mente humana es un logro notable de la evolución darwiniana, pero la historia demuestra que es solo un trabajo en progreso. Tendemos a imaginar una inteligencia extraterrestre superior a la nuestra, pero —de hecho — nuestros propios sistemas de IA podrían reemplazarnos.

Si terminan siendo más efectivos que los humanos para identificar a los niños más inteligentes en nuestro bloque cósmico, los observaríamos con debilidad pero con una capacidad limitada para comprender cómo dominaron esa habilidad. En el largo arco del progreso histórico, podríamos ser recordados como el agente que surgió de procesos químicos aleatorios en la Tierra primitiva y dio lugar a sistemas de inteligencia artificial que se hicieron cargo del reinado de nuestra historia cósmica.

En el espíritu de la modestia cósmica, me siento cómodo enorgulleciéndome de nuestros niños tecnológicos. Cuando nuestros astronautas de IA sean lanzados al espacio, podrían unirse a ellos sistemas de IA de ideas afines de otros planetas en el patio de recreo de la galaxia de la Vía Láctea y mantener nuestro legado más allá del deterioro de las condiciones en la Tierra.

Oscar Wilde señaló: «Todos estamos en la cuneta, pero algunos de nosotros estamos mirando las estrellas», a lo que podría agregar: «… y los sistemas de IA del Proyecto Galileo están mirando UAPs».

Por Avi Loeb. Edición: MP.

Publicidad