Inicio Cosas que pasan La Luna se formó casi instantáneamente, afirma un nuevo estudio

La Luna se formó casi instantáneamente, afirma un nuevo estudio

Científicos del Instituto de Cosmología Computacional de la Universidad de Durham, en el Reino Unido, utilizaron simulaciones de supercomputadoras para revelar una explicación alternativa para el origen de la Luna, como un satélite colocado inmediatamente en órbita luego de un impacto gigante entre la Tierra y un cuerpo del tamaño de Marte.

Los investigadores crearon las simulaciones de mayor resolución producidas hasta ahora para estudiar el origen de la Luna hace 4.500 millones de años. Para ello se valieron del código de fuente abierta SWIFT, el cual permitió ejecutar simulaciones de cientos de colisiones en diferentes ángulos de impacto, velocidades, giros de planetas, masas y más.

Las simulaciones se llevaron a cabo en el servicio intensivo de memoria COSMA, alojado por la Universidad de Durham en nombre de la instalación de computación de alto rendimiento de DiRAC.

Este poder computacional adicional reveló que las simulaciones de baja resolución pueden perder aspectos importantes de las colisiones a gran escala, algo necesario para que los investigadores observen cómo emergen comportamientos cualitativamente nuevos.

Un abanico de nuevas posibilidades

Por ejemplo, el escenario del satélite inmediato abre nuevas posibilidades para la órbita lunar inicial y las propiedades internas.

Esto podría ayudar a explicar misterios sin resolver como la órbita inclinada de la Luna alejándose del ecuador de la Tierra; o podría producir una Luna temprana que no esté completamente fundida, lo que algunos autores proponen podría ser una mejor combinación para su delgada corteza.

Los investigadores también descubrieron que este satélite formado «casi instantáneamente» podría ayudar a aliviar el muy debatido problema de la composición isotópica similar a la Tierra de la Luna, con mayores cantidades de material proto-Tierra en las capas exteriores de la Luna.

El estudio completo ha sido publicado en Astrophysical Journal Letters.

Fuente: Durham. Edición: MP.

Publicidad