8 momentos adorables que nos ha regalado George de Cambridge

Lo decíamos el otro día: George de Cambridge nos ha ganado el corazón más que ningún niño que pase su carita por aquí. Su dulce sonrisa, su pelo bien repeinado hacia un lado (por favor que herede el pelo de mamá o tío Harry), su saber estar, George de Cambridge nos ha regalado un momtón de momentos adorables de los que os traemos para recordar.

En su primera foto oficial

Sacadas por la abuela, en los jardines familiares y con una iluminación que dejó bastante que desear, pero que hizo que nuestros corazones se derritieran con ese niño hecho un capullo de mariposa.

En su Bautizo

En la ceremonia no sabemos si la montón rollo quitarle el papel que estaba leyendo al cura pero sí que tuvo la foto oficial más cachonda de la historia.

Presenciar la bronca de bisabuela a papi

Si es que claro, te suben al balcón el día del cumpleaños de la bisabuela, 90 que cumple, y aquí están todos tus futuros súbditos y encima te pasan un montón de aviones, pues claro, le preguntas a papá que es piloto… y la abuela le echa la bronca del siglo mientras tu sigues a lo tuyo.

Con la hermanita en brazos

Porque aunque no sabemos si en casa le tiene pelusilla y está modo caprichoso desde que nació la pequeña Charlotte, nosotros nos lo imaginamos de hermano mayor super protector.

En sus primeros pasos

Porque si tienes jardín es todo un poco más grande, pero que seguro que esas piedras duelen si no tienes la estabilidad suficiente. George caminaba aquí con paso firme hacia su primer cumpleaños.

En su primer día de guardería

Porque ya nada es lo que era con la realeza y ya se va a la guardería con los plebeyos. A una pija, pero se va y aquí tenemos a George en el patio de su Montessori bracitos en alto.

Felicitándonos las fiestas

Si las familias del vulgo y el populacho se dedican a enviarnos postales de navidad con sus niños haciendo monerías los Duques de Cambridge no iban a ser menos, sobre todo si tu primogénito hace que se derritan los polos.

Batín con Obama

Y para cualquier persona petarlo es sacarse una foto con Obama, pero George fue capaz de robarle todo protagonismo pasando a saludar con su bata que al día siguiente estaba agotada. Es como un pequeño caballerete salido de ‘Downton Abbey’ antes de irse a dormir.

Fotos – Kensington Palace

Temas

Loading...