Detenido empresario que tenía a sus trabajadores en jaulas


13 horas de trabajo diarias, sin ningún día libre a la semana ni opción de vacaciones a cambio de un sueldo de 1,50 euros la hora y el derecho a dormir dentro de una jaula insalubre, sin luz natural ni ventilación. Esta era la letra pequeña de un no-contrato que un empresario de origen rumano hacía circular a través de internet para captar trabajadores y explotarlos laboralmente en un agroturismo de su propiedad en Manacor, Mallorca.

El empresario, que ha sido detenido por la Policía Nacional, ofrecía a sus compatriotas mejorar las condiciones de vida mediante una oferta laboral con un salario superior al que podrían percibir en su país y, si éstos lo aceptaban, los pagaba el traslado hasta en su finca.

Los trabajadores, al llegar a Mallorca, daban cuenta de que las condiciones eran totalmente diferentes de las acordadas: no estaban dados de alta en el Régimen de Seguridad Social; realizaban hasta 13 horas de trabajo diarias, sin ningún día libre a la semana, ni derecho a vacaciones, y recibían un sueldo ínfimo de 1,50 euros por hora, informó este jueves la policía en un comunicado.

Las víctimas vivían en una situación muy precaria e incluso de insalubridad, ya que dormían en un sótano de la finca, que no tenía luz natural ni ventilación. Además, los trabajadores sufrían abusos verbales y psicológicos con el fin de tenerlos atemorizados, y como su situación sociocultural y económica era baja y sufrían aislamiento social, el empresario les empujaba a estar sometidos a su voluntad.

El empresario llegó incluso a denunciar falsamente a uno de sus empleados, al que acusó de haberse apropiado indebidamente de la recaudación obtenida este día, para negarle la indemnización por un accidente laboral en el que se amputó uno de los dedos de la mano. El trabajador realizó una reclamación civil por las condiciones laborales, por lo que el empresario fue condenado a indemnizar al trabajador.

La investigación del grupo de Policía Judicial de Manacor y miembros del Grupo 1 de la UCRIF de Palma comprobaron la situación de extrema precariedad de los trabajadores que ejercían tareas de mantenimiento al agroturismo manacorí y el puesto ambulante de venta de pollos asados ​​a diferentes mercados que se llevan a cabo en Mallorca. Finalmente arrestaron el propietario de la finca por los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral y un delito contra los derechos de los trabajadores.

Loading...