La activista catalana de los CDR detenida tenía documentos sobre la Guardia Civil y planeaba sabotear redes ferroviarias y el puerto de Barcelona

18

La Guardia Civil detuvo ayer en Viladecans (Barcelona) a Tamara Carrasco, coordinadora de los Comités de Defensa de la República (CDR), a quien la Fiscalía de la Audiencia Nacional investiga por rebelión y terrorismo al dirigir supuestamente “actos de sabotaje” para crear un “clima de agitación social”. En la operación también estaba previsto detener a otro activista de los CDR, residente en la localidad barcelonesa de Esplugues de Llobregat, pero todavía no ha podido ser localizado.

El operativo policial desplegado ayer se enmarca en la bautizada como ‘Operación Cadera’, dirigida por el Juzgado número 6 de la Audiencia Nacional, que abrió una investigación tras recibir una denuncia de la Fiscalía por los delitos de terrorismo y rebelión. Según el Ministerio Público, los investigados “habrían desarrollado actividades de dirección y coordinación” en los actos de “sabotaje” que los CDR llevaron a cabo durante la pasada Semana Santa.

En el marco de la operación, se registró la vivienda de la detenida, donde encontró documentos sobre un cuartel que la Guardia Civil tiene en la capital catalana. También incautaron teléfonos móviles, un ordenador, una memoria externa, una agenda y cartelería de los CDR. Los agentes también registraron la vivienda en Esplugues del otro coordinador de los CDR.

Un audio de Tamara Carrasco difundido en las redes sociales explicaba acciones y estrategias que pensaban llevar a cabo los CDR durante la pasada Semana Santa, con cortes de carreteras y sabotajes de vías ferroviarias. Además, no descartaba extenderlas a Mercabarna y al Puerto de Barcelona. “Si podemos parar el puerto, sería brutal, porque dejamos sin abastecimiento a las islas Baleares, los chinos se cabrearían”, decía la detenida en uno de los momentos de la grabación.

Miles de personas se concentraron ayer en la Plaza de Sant Jaume de Barcelona y varios centenares en Viladecans para apoyar a los miembros de los CDR detenidos. Durante la protesta, los convocados gritaron consignas pidiendo la libertad de los presos, a favor de investir a Puigdemont y contra los Mossos.

La operación policial acapara gran parte de las primeras de los diarios. “El fiscal considera terrorismo el sabotaje independentista”, titula EL PAÍS. Por su parte, EL MUNDO destaca que es la “primera operación contra la kale borroka catalana“. ABC pone el énfasis en la pretensión de la activista de los CDR de parar el Puerto de Barcelona. LA VANGUARDIA señala que “el juez acusa a miembros de los CDR de terrorismo”. De igual modo, EL PERIÓDICO dice que “el juez eleva a terrorismo las protesta de los CDR”. Mientras, LA RAZÓN habla de “operación para descabezar a toda la cúpula de los CDR”.