La administración y la banca reducen su peso en Bolsa, así ha cambiado España en los últimos 25 años

Desde el año 1992, se han producido cambios sustanciales en los diferentes grupos que son propietarios de las
acciones de las empresas cotizadas en la Bolsa Española. En estos últimos 25 años, los principales grupos que han perdido peso han sido las administraciones públicas y el sector financiero.

Los datos extraídos forman parte del informe “El sector financiero reduce su participación en la Bolsa española al mínimo histórico” perteneciente a Bolsas y Mercados Españoles (BME). En el que se aprecian los intensos cambios estructurales que ha vivido el entorno bursátil.

Los grupos examinados en cuestión son: bancos, cajas y inversión colectiva, seguros y demás que forman el sector financiero español, las administraciones públicas, empresas no financieras, familias y no residentes o inversores extranjeros.

Administraciones Públicas, quiénes han perdido un mayor peso en Bolsa

Las Administraciones Públicas son quiénes mayor propiedad han perdido de la Bolsa Española. En el año 1992, las AAPP tenían bajo su propiedad el 16,6% de las empresas españolas cotizadas. A pesar de ello, en el año 1998 la participación descendió notablemente hasta el 0,6%.

La razón que subyace a este intenso descenso en apenas seis años se debe al conjunto de privatizaciones que se llevaron a cabo como en Gas Natural, Telefónica, Repsol, Enagás, Endesa Iberia, Aceralia, Argentaria, Altadis e Indra.

Durante los siguientes años, la influencia de las AAPP sobre las empresas cotizadas quedó estancada por debajo del 1%. No obstante, en el año 2013 la propiedad sobre la Bolsa Española creció hasta el 2,3% debido a la entrada de la Administración en el capital de Bankia.

Hay que recalcar que en la actualidad el peso de las Administraciones Públicas se encuentra en máximos de los últimos 18 años, debido a la salida a bolsa de la gestora aeroportuaria AENA, privatizada parcialmente en el primer trimestre de 2015.

Debido a ésto, la cartera del sector público de empresas cotizadas aumentó en el año 2015 un 60%, acercándose a la cifra de 19.500 millones de euros. Entre estas empresas cotizadas se encuentran también Red Eléctrica,
IAG, Ebro-Food, Enagás, Indra, Bioserch o Bankia, instrumentadas a través de distintos organismos y entes
públicos, directamente o a través de entidades nacionalizadas.

Bancos y Cajas menguan su participación desde 1992

En el año 1992 los bancos y cajas tenían una propiedad sobre las empresas cotizadas de la Bolsa Española del 15,6%. Durante los ejercicios posteriores la ponderación sobre el accionariado de la Bolsa Española fue decreciendo pero manteniéndose por encima del 10%.

Con el cambio de milenio, y la burbuja punto.com, la participación sobre el accionariado se fue reduciendo,pasando del un 12,8% de 1999 hasta el 7,3% en el año 2000. Con la burbuja inmobiliaria en vigor, las entidades apostaron por la evolución de la Bolsa Española hasta que en el año 2007, bancos y cajas tenían un control del 9,4% de la Bolsa Española.

Con la crisis internacional y el fin de la burbuja inmobiliaria española, la participación sobre las cotizadas españolas ha ido menguando en los últimos años y salvo el un breve repunte de 2011 (participación del 7,8% de la Bolsa Española), las entidades han reducido exposición a los valores españoles, hasta que 2015 marcaron mínimo en la serie histórica al ostentar un 3,6% de las acciones de las empresas españolas cotizadas.

Por lo tanto, los bancos y cajas han perdido en los últimos 25 años un peso de doce puntos porcentuales en la Bolsa Española, siendo el segundo segmento que más ha perdido durante este periodo.

Si valoramos en sector financiero, en términos globales, es decir incorporando las empresas de inversión colectiva, seguros y demás, el sector financiero ha pasado de ser propietario del 20,6% de la Bolsa Española en el año 1992 hasta tener un peso del 11,5%, una pérdida de 9 puntos porcentuales.

Familias y empresas, quiénes han aumentado su peso en la Bolsa Española

En el año 1992, las empresas no financieras tenían un peso del 7,7% de en las empresas españolas cotizadas. Por otra parte, las familias eran propietarias del 24,4%. Entre ambos grupos, mantenían un peso del 32,1% sobre las cotizadas.

No obstante, a raíz de las privatizaciones, las empresas no financieras ganaron peso en Bolsa. Existe un salto cualitativo entre el siglo XX y el XXI ya que las empresas pasaron de un control sobre los valores cotizados del 7% a niveles por encima del 20%.

Durante la burbuja inmobiliaria, familias y empresas fueron incrementando su participación en Bolsa. En el año 2006, entre ambos grupos, sumaron un récord histórico al controlar el 48,2% de las cotizadas españolas (empresas no financieras 24,4% y familias 23,8%).

La crisis redujo el peso de ambos grupos en los valores españoles, en especial, la propiedad de las acciones españolas por parte de las empresas no financieras que pasaron de anotar un máximo en la serie histórica del 26% en el año 2008 a un mínimo del 17,1% en el año 2014.

Las familias en la crisis de deuda soberana empezaron a ganar relevancia en la Bolsa Española. Si en 2011 mantenían una propiedad de la Bolsa Española del 21,2% hasta el 24,4% actual. Este aumento en la cartera de acciones en manos de familias unido al proceso de desapalancamiento, ha permitido elevar sustancialmente la riqueza neta financiera de las familias españolas, es decir, la diferencia entre activos y pasivos financieros.

Si en el año 2008 la riqueza financiera neta de las familias españolas se encontraba ligeramente por encima de los 700.000 millones de euros, en la actualidad esa cifra se sitúa en 1,23 billones de euros. Esta cifra es resultante de unos activos financieros valorados en 2,01 billones de euros y unos pasivos financieros de 781.512 millones de euros.

La inversión extranjera, el grupo con mayor presencia en la Bolsa Española

En último lugar, los no residentes o la inversión extranjera ha sido históricamente el grupo con mayor peso en Bolsa Española, manteniendo desde 1992 una propiedad por encima del 30% de las cotizadas, proporcionando una estabilidad para el mercado de valores.

Desde 1992 hasta 2006, el peso de la inversión extranjera se ha mantenido en una horquilla del 30 y el 38%, sin cambio relevantes. Sin embargo, no es hasta 2008 que la propiedad extranjera empieza a destacar, con una paulatino incremento hasta alcanzar los actuales niveles del 42,3%, siendo el segundo valor mayor de la serie histórica.

Este cambio notorio, se debe a la visibilidad que proporciona en mercado de valores y en la financiación exterior para crecer. La confianza de los inversores extranjeros en las empresas cotizadas en la Bolsa española se ha mantenido.

Dentro de este grupo cabe destacar el papel que toman sociedades como Blackrock, la mayor gestora de fondos del mundo, ha declarado participaciones superiores al 1% en un total de 19 compañías que cotizan en el Ibex 35 y que suponen cerca de 12.200 millones de euros, un 2,3% de la capitalización total del selectivo.

Loading...