Detenido en persecución | El Diario Ecuador

4

La Policía informó que el hecho se registró entre las 12h30 y 13h25 de ayer; la persecución inició cerca  del Registro Civil de Portoviejo y culminó en Montecristi. 

Renato Bustos, jefe de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de Montecristi, manifestó que por radio recibieron la alerta de sus compañeros de Portoviejo.

Les comunicaron que perseguían un auto con un ocupante después de que recibieran la denuncia de robo. 

Los agentes se prepararon para obstruirle el paso en “La Y” de Montecristi-Colisa.

Para ese momento, el carro era perseguido por agentes en moto que intentaban disuadirlo para que se entregara, pero el sujeto continuaba acelerando, poniendo en riesgo la seguridad de otras personas.

Además, uniformados de la Unidad Aeropolicial lo mantenían a la vista. 

Cuando el auto llegó al desvío Montecristi-Colisa se encontró con los policías, que le cerraban el paso.

El chofer no se detuvo. Intentó atropellar a los agentes, que debieron esquivarlo para no salir lesionados.

Ante esto uno de los vigilantes abrió fuego y la bala impactó en la parte baja de la puerta del conductor.

Sin embargo, el carro continuó su marcha y se dirigió hacia la parroquia Aníbal San Andrés.

Frente al parque del sector fue rodeado por los agentes y allí decidió entregarse.

Orlando A. fue llevado hasta la UPC de Montecristi y después lo trasladaron a una cárcel de Portoviejo.

Bustos indicó que en todo momento tuvieron presente el uso progresivo de la fuerza, para resguardar a la comunidad y respetar la vida del individuo. 

>Evidencias. La Policía informó que, una vez que se hizo la inspección del carro, en el asiento trasero se encontró un microondas. 

En el maletero había un parlante, sábanas, herramientas y otros objetos. 

La Policía informó que cerca del sector donde inició la persecución, Registro Civil, existen reportes de una banda que se acerca a las viviendas y toca las puertas para saber si en ese momento están deshabitadas. Si en las casas no hay nadie entran a robar. 

El delito de robo es sancionado en el Código Orgánico Integral Penal (COIP) con tres a cinco años de cárcel, sin tener en cuenta agravantes.