Era buscado por un doble crimen que conmocionó a Ecuador | El Diario Ecuador

17

Poppe, de 21 años, y Jaramillo, de 52, fueron asesinadas el 13 de septiembre del 2009 con 37  puñaladas en un edificio de Guayaquil.

El  doble crimen  causó comoción en el país porque dos de los criminales confesaron la muerte.

Los asesinos, sentenciados a 25 años de cárcel, revelaron  que escalaron un muro, luego treparon las paredes del edificio y llegaron al departamento donde vivían las víctimas. Primero las mataron y luego les robaron cuatro relojes que estaban guardados en una caja fuerte.

Los asesinos confesos son Jorge Á., alias “Nayder”, y Carlos S., alias “Tierrita”, quienes cumplen una sentencia de 25 años de reclusión en la penitenciaría de Guayaquil.

Capturado. Ocho años después de la muerte, la Policía capturó al tercer sospechoso, Danny M., alias “Calucho”, quien tenía 15 meses escondido en Chone, pero también solía refugiarse en Manta, informó la Policía. 

Las autoridades dieron con su paradero luego de seguirle los pasos por más de cuatro meses, a raíz de una investigación liderada por un equipo de agentes de la Policía Judicial de Manta. 

El coronel Víctor Hugo Zárate, jefe de la Policía de Manta, informó que el sospechoso tenía doble identidad. “Lo arrestamos con una cédula falsa que pertenecía a otra persona, pero con las pericias y huellas dactilares confirmamos que  su verdadera  identidad era Danny M.” precisó  Zárate. 

El hombre fue capturado en las calles Rocafuerte y Alejo Lascano, en Chone, cuando vendía accesorios de cocina en los exteriores de una ferretería.

La Policía informó que  era requerido desde el 2010 y había sido ingresado al programa de los más buscados porque era considerado de alto peligrosidad. Vivía de forma clandestina en Chone para no levantar sospechas en la Policía.

Marcos Bacho, jefe de la Policía Judicial de Manta, manifestó que el procesado sería el autor material del crimen de Claudia Poppe y Sonia Jaramillo. 

La primera víctima recibió ocho puñaladas en el corazón mientras dormía en una de las habitaciones de un departamento, ubicado en  el quinto piso del edificio La Vista, en Lomas de Urdesa, al norte de Guayaquil. Su madre recibió 29 puñaladas. 

Las investigaciones de la Fiscalía determinan que en el doble atentado participaron tres personas que entraron al departamento a robar  cuatro relojes de oro. 

Por uno de los relojes dieron con el paradero de dos de los primeros asesinos, mientras que Danny M. quedó con boleta de captura  desde el 2010. 

Los cuerpos fueron hallados cuando un pariente acudió  al departamento y encontró la caja fuerte abierta sin nada dentro. El resto estaba intacto.