Niña acusa a su profesor de abuso sexual | El Diario Ecuador

12

Su profesor de tercer año de educación básica no sólo le habría robado su inocencia, sino las ganas de estudiar y la confianza hacia otras personas. Desde entonces la vida de la menor ha sido un tormento.

Vive con miedo, teme que alguien le pueda hacer daño. No se relaciona con otros niños y evita salir del aula de clases.

El abuso del que habría sido  víctima lo ocultó por dos años, el silencio lo rompió una mañana en una charla con la psicóloga de la escuela. Ahí, entre lágrimas, le confesó paso a paso cómo su exprofesor no solo la abusó sexualmente sino también la maltrató físicamente. Las frecuentes amenazas y el temor de que su agresor “quemara viva a su madre”, hicieron que Andrea callara por años.

DENUNCIA.  El infierno de la menor empezó una mañana. Ese día su profesor la golpeó en la cabeza con un libro, también lo hizo en la espalda. Su madre no sabe si también en ese momento abusó de su niña. Lo cierto es que la pequeña le contó con miedo que había sido maltratada físicamente por el docente.

El hecho indignó a Cinthya (nombre protegido), quien recordó que eso ocurrió en el periodo escolar 2015-2016. Ella denunció al profesor de más de 40 años de edad ante el distrito de Educación, además hizo conocer del caso a la Jefatura de Policía de Mocache.

“Mi hija me dijo que ese hombre la golpeó con el libro, pero jamás que la había abusado. Por la agresión física yo lo denuncié; sin embargo, ese docente sigue dando clases en la escuela y se burla de lo que ha hecho”, relató la madre de la menor.

Por las agresiones físicas y psicológicas que la niña habría recibido, Cinthya decidió cambiar a su hija de escuela. Todos los días sale a las 05h30 desde Mocache para asistir a clases en una escuela de Quevedo.

Aunque Andrea tiene once años, por el trauma que vivió no ha podido escalar otro nivel académico, aún sigue en tercer año de educación básica. Su bajo rendimiento escolar llamó la atención de su nueva maestra, preocupada por la situación de la niña pidió ayuda a la psicóloga de la escuela a quien Andrea contó su tragedia.

Dos años después de los abusos, Cinthya supo que su niña había sido agredida sexualmente. 

Desesperada acudió a la Fiscalía donde denunció al docente por abuso sexual. Espera que esta vez el caso sea investigado y el hombre sea sancionado. “Cuántas niñas pudieron haber sido víctimas de ese profesor y al igual que mi hija callan por miedo”, indicó la madre.

Ella teme por su vida y más aún, que su caso quede en la impunidad. “Haré de todo, hasta acudiré a la Presidencia, pero ese hombre deberá ser sancionado por lo que hizo”, afirmó Cinthya.