Justicia crea una Fiscalía especial para investigar la injerencia de Rusia en las elecciones de EEUU

Publicado 18/05/2017 0:52:42CET

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) –

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha creado una Fiscalía especial encargada de investigar la presunta injerencia de Rusia en las elecciones que tuvieron lugar el pasado 8 de noviembre y en las que salió victorioso Donald Trump.

En un comunicado, el vicefiscal general, Rod Rosenstein, ha anunciado la designación del exdirector del FBI Robert Mueller para el cargo de supervisor de la investigación.

“En mi capacidad como fiscal general en funciones, he determinado que es de interés público ejercer mi autoridad y designar un consejero especial para asumir la responsabilidad en esta materia”, ha señalado en el texto.

“Mi decisión no supone que se haya determinado que se cometió algún delito ni tampoco garantiza que se lleve a cabo un procesamiento”, ha explicado Rosenstein, matizando que todavía no se ha determinado nada al respecto.

“Lo que sí he determinado es que en base a unas circunstancias únicas, el interés público me exige establecer esta investigación bajo la autoridad de una persona que ejerce un grado de independencia de la cadena normal de mando”, ha agregado.

En el comunicado, el fiscal general en funciones ha explicado que en el departamento de Justicia se llevan a cabo cada año “decenas de miles de investigaciones” y ha expresado su “confianza en la independencia e integridad” de los empleados de la Secretaría y en los procedimientos.

“Considerando las circunstancias únicas de esta cuestión, no obstante, he considerado necesario que se establezca un consejo especial para que el pueblo estadounidense tenga plena confianza en el resultado”, ha añadido.

Por último, ha subrayado que Mueller contará “con los recursos apropiados para llevar a cabo una investigación completa y exhaustiva” y le ha trasladado su confianza en que “seguirá los hechos, aplicará la ley y obtendrá un resultado justo”.

Mueller ha aceptado dimitir de su cargo, en una empresa privada, para “evitar cualquier tipo de conflicto de interés con los clientes y con los abogados de su firma”, ha concluido.

La relación entre Trump y el Gobierno de Moscú ha levantado la polémica desde antes incluso de que el republicano llegara a la Casa Blanca. La publicación de los correos electrónicos de miembros del Partido Demócrata en vísperas de las elecciones, entre ellos del entorno de la excandidata Hillary Clinton, han provocado que Washington sospeche de que Rusia interfirió en los comicios para favorecer al actual mandatario.

Desde entonces, los contactos entre el exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn y el embajador de Rusia en Estados Unidos, Sergei Kisliak, que le obligaron a dimitir de su cargo menos de un mes después de asumirlo, o las recientes conversaciones entre Trump y el secretario de Estado ruso, Sergei Lavrov, en las que presuntamente habrían abordado información altamente clasificada han contribuido a que la polémica continúe.

Loading...