Veto de Trump afecta a poseedores de doble nacionalidad

El veto del presidente de EE.UU., Donald Trump, a la entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, afecta también a aquellos que tengan al mismo tiempo pasaporte de otra nación.

Así lo informó el diario The Wall Street Journal, citando un comunicado que publicará el Departamento de Estado, diciendo que la medida anunciada por la Casa Blanca va más allá de Irak, Irán, Somalia, Sudán, Siria, Libia y Yemen.

La prohibición temporal de entrada afecta además a cualquier ciudadano originario de esos países, aunque cuente con pasaporte de otra nación.

Así, por ejemplo un iraquí con doble nacionalidad británica no podrá ingresar en EE.UU. aunque utilice su pasaporte del Reino Unido, que hasta ahora le permitía viajar sin visado.

La orden ejecutiva firmada este viernes por Trump suspende durante 90 días la concesión de visados a todos los ciudadanos de varios países de mayoría musulmana hasta que se adopten procesos de “escrutinio extremo”, algo que es visto por algunas organizaciones como un paso hacia la prohibición de la migración musulmana.


Protestas en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy en Nueva York, por los refugiados iraquíes que arribaron en diferentes vuelos y que fueron detenidos por las autoridades migratorias.

Protestas en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy en Nueva York, por los refugiados iraquíes que arribaron en diferentes vuelos y que fueron detenidos por las autoridades migratorias.

Las autoridades del país han comenzado a aplicar estas medidas de manera inmediata. Por ahora se desconoce con exactitud cuántas personas han sido detenidas.

Al mismo tiempo, ordena la suspensión de todas las acogidas de refugiados durante 120 días para examinar los mecanismos de aceptación y asegurarse de que radicales no pisan territorio estadounidense.

Varios refugiados y migrantes han sido retenidos en las últimas horas a su llegada a aeropuertos del país.

La medida ha provocado una gran conmoción dentro y fuera de EE.UU.

Aunque el decreto no especificó qué pasos adicionales quiere que tomen el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado, el presidente ordenó a los funcionarios que revisen el proceso de solicitud y aprobación de refugiados y que busquen nuevas medidas que impidan abusos contra el programa de refugiados.

Durante la congelación, el gobierno de Estados Unidos podrá admitir refugiados caso por caso y continuará procesando solicitudes de personas que aleguen persecución religiosa, “siempre que la religión del individuo sea una religión minoritaria en el país del individuo”.

Loading...