Las heces presentes en esqueletos antiguos permiten identificar los parásitos descritos en los primeros textos médicos

22
  • Noticias
  • 19/01/2018

Arqueología

Mediante el análisis de restos arqueológicos se ha determinado a qué especies de gusanos parasitarios corresponden las descripciones realizadas por la escuela hipocrática

Journal of Archaeological Science: Reports

Los huevos hallados en las heces recuperadas de esqueletos antiguos, como este de la lombriz intestinal Ascaris lumbricoides, permiten deducir las especies a las que se referían los Tratados hipocráticos. [iStock/toeytoey2530]

Las heces recuperadas de la superficie de huesos pélvicos de esqueletos enterrados en el Neolítico (cuarto milenio a. C.), la Edad de Bronce (segundo milenio a. C.) y el período romano (146 a. C. – 330 d. C.) en la isla griega de Ceos han aportado la prueba arqueológica más antigua de la existencia de los gusanos parasitarios (helmintos) descritos hace 2500 años en los textos de Hipócrates y sus discípulos.

La teoría humoral de Hipócrates, médico griego que vivió en los siglos IV y V a. C, ofrecía una explicación de por qué la gente enfermaba. La enfermedad era entendida como un desequilibrio de los cuatro humores: bilis negra, bilis amarilla, sangre y flema. Hipócrates y sus estudiantes describieron varias enfermedades en sus textos médicos (los Tratados hipocráticos), y los historiadores han estado intentando descifrar de qué enfermedades se trataba.

En el caso de las infecciones causadas por parásitos, los Tratados incluyen como síntomas el vómito de gusanos, diarrea, fiebre y temblores, ardor de estómago, debilidad e hinchazón del abdomen, y denominan estos gusanos Helmins strongyle, Ascaris y Helmins plateia. Ahora, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cambridge y expertos en arqueología y antropología de la antigua Grecia, y publicado en Journal of Archaeological Science: Reports, ha permitido identificar algunas de las especies mencionadas en los Tratados

Según Piers Mitchell, líder del trabajo y miembro del Departamento de Arqueología y Antropología de la Universidad de Cambridge, los gusanos nombrados en los textos de la Grecia antigua como Helmins strongyle probablemente correspondan a la especie Ascaris lumbricoides, que identificaron en los restos recuperados de la isla de Ceos. Los gusanos Ascaris pueden referirse a dos parásitos, Enterobius vermicularis o Trichuris trichiura; el segundo también se encontró en Ceos.

«Esta investigación muestra cómo podemos unir la arqueología y la historia para entender mejor los descubrimientos de los primeros médicos y científicos», añade Mitchell.

Fuente: Universidad de Cambridge

Referencia: «Infectious disease in the ancient Aegean: Intestinal parasitic worms in the Neolithic to Roman period inhabitants of Kea, Greece», de E. Anastasiou et al. en Journal of Archaeological Science: Reports, publicado en línea el 15 de diciembre de 2017.