Bruselas llevará a Polonia ante el TUE si en un mes no corrige la reforma judicial que amenaza Estado de derecho

Publicado 12/09/2017 14:53:16CET

BRUSELAS, 12 Sep. (EUROPA PRESS) –

La Comisión Europea ha dado este martes un paso más en el expediente sancionador abierto a Polonia por la reforma judicial que pone en riesgo el Estado de derecho en este país y ha enviado a Varsovia un ultimátum para que enmiende la ley en un plazo de un mes o elevará el caso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE).

A Bruselas le preocupa especialmente que se ponga en riesgo la independencia del poder judicial, ya que da al ministro de Justicia el poder de prorrogar el mandato de jueces en edad de jubilación y también de despedir o nombrar jueces.

Esta disposición hace “tambalear” la independencia de los tribunales polacos y vulnera varios artículos del Tratado de la UE y de la Carta europea de Derechos Fundamentales, según ha informado el Ejecutivo comunitario, tras la decisión tomada en el Colegio de Comisarios reunido en Estrasburgo (Francia).

Bruselas advierte de que los nuevos poderes que la reforma otorga al ministro le permitiría “ejercer una influencia sobre los jueces”, en especial por los “criterios vagos” que se aplicarían a las renovaciones de mandato y por la falta de fecha límite para tomar tales decisiones, lo que “socava el principio de inamovilidad” de los jueces.

La posibilidad de nombrar o despedir presidentes de sala y tribunales, además, permitiría al titular de Justicia influir sobre los jueces afectados cuando se pronuncien sobre asuntos que afectan a la aplicación del derecho de la UE.

El expediente también afecta a la disposición de la reforma que establece distintas edades de jubilación para los jueces en función de su sexo, ya que prevé la jubilación de las mujeres a los 60 años y la de los hombres a los 65 años.

Se trata de una norma con “elementos discriminatorios por sexo” que son contrarios a las normas comunitarias, por lo que resulta “incompatible” con el Derecho de la UE.

Bruselas anunció el pasado mes de julio la apertura del expediente y dio a Varsovia un primer plazo de un mes para actuar ante las preocupaciones de la institución y plantear soluciones.

La respuesta recibida no satisface a la Comisión, que ha decidido avanzar en el procedimiento y dar un mes a las autoridades polacas para que “tome las medidas que se imponen” para adaptarse a las exigencias del dictamen emitido por Bruselas.


Loading...