Inicio Internacional Increíblemente Marcel Hernández no quería ser delantero y en Costa Rica lo...

Increíblemente Marcel Hernández no quería ser delantero y en Costa Rica lo convencieron

Posiblemente en algún momento leyó o escuchó que Marcel Hernández era un volante creativo antes de llegar a Costa Rica; un jugador que tiraba pases a profundidad y generaba ocasiones de gol pero no necesariamente abombaba las redes. Hasta acá, todo conocido, pero lo que no se sabía es que Hernández no quería ser un delantero y sufrió por esto en suelo tico.

100 veces Marcel Hernández: ¡Soberbio!

Luego de 100 goles en apenas 172 partidos y muchos récords superados por sus tantos, cuesta creer algo así. De no ser porque el propio jugador lo confesó y lo secundó Paulo César Wanchope, quien fue el que lo convección de ser atacante, pensaríamos que el atacante nació con “9″ puesta.

Wanchope tiene un papel protagónico en la reconverción de Marcel, ya que no solo le planteó la idea, sino que se encargó personalmente de enseñarle los movimientos, de darle herramientas y convencerlo de que podía cansarse de festejar si le hacía caso.

“Paulo tuvo que luchar mucho conmigo, porque al principio yo no quería ser un 9. Paulo me decía que sí, que me iba a enseñar muchas cosas que él había vivido. Es más, me comentaba que me parecía mucho a él por el tema de cómo salía de atrás hacia adelante, que tenía buena facilidad para llegar al área, entonces me decía siempre que le hiciera caso”, contó el primer futbolista extranjero en llegar a 100 dianas en el balompié nacional.

Marcel Hernández tenía preparada una camiseta con el 100, para celebrar el histórico gol que consiguió con Cartaginés.

“Muchos antes del debut, en aquel 2018, trabajamos muchas horas extra en movimientos, en más movimientos y hoy es un hecho gracias a él también (a Paulo Wanchope). Le agradezco mucho como persona, como profesional y gracias a Dios lo tenemos de nuevo en Cartaginés. Ha sido toda una proeza y un sacrificio para mí, pero hoy en día estoy muy feliz y bien merecidos esos 100 goles”.

El isleño recordó que cuando llegó en el 2018 casi nadie creía en él por ser de Cuba, un país en el que el fútbol no es de los deportes principales.

El ariete, que suma 80 tantos con los blanquiazules, 20 con Alajuelense y 24 asistencias, renovó por tres años más con los de la Vieja Metrópoli y en retrospectiva considera que lo mejor que le pudo pasar fue haber llegado a Cartago.

“Hoy en día estoy muy agradecido de haber llegado a esta provincia y estoy muy feliz por haber tenido todo el respaldo de esta gran afición, que en momentos no tan buenos estuvo coreando el Cuba, Cuba. Igual no me puedo olvidar de esta directiva, que siempre han visualizado un Marcel progrupo. Lo que pesó para renovar fue la confianza que siempre me han dado acá y también quiero que Paulo gane cosas, porque se lo merece”, contó.

Para Marcel es fácil escoger su gol más importante de los 100 que tiene: el de la final de la segunda fase ante Alajuelense, en el Torneo de Clausura 2022. Este tanto en los últimos segundos del juego le valió a los brumosos para llegar a la gran final y luego conseguir el título que se les había negado por 81 años.

Su momento más complejo fue por mucho, según narró, en el certamen anterior; ya que una expulsión y las lesiones hicieron que apenas disputara siete partidos y consiguiera cuatro dianas. A su parecer, nunca pudo defender el título.

“Hay que darle mucho valor a las oportunidades, porque de donde yo vengo no hay muchas o no tenemos oportunidades. Salí de Cuba sabiendo que siempre hay que estar listo, porque para mí no hay dos chances y eso se lo transmito mucho a los jóvenes acá en el equipo. Para mí no hay vacaciones, cuando estoy libre siempre entreno. Quiero darle todo al fútbol, porque el fútbol me da todo”, finalizó.

Publicidad