Lluvias monzónicas: más de 1.200 muertos en India, Bangladesh y Nepal

India es el que se está llevando la peor parte, con cerca de un millar de fallecidos desde junio. Millones de ellos se han visto damnificadas en los tres países por las consecuencias de las lluvias.

Noticias (1)

Más de 1.200 personas han muerto y millones se han visto damnificadas por las peores lluvias monzónicas que ha sufrido el Sureste Asiático en los últimos años, según los balances de víctimas proporcionados por los equipos de rescate en los distintos países afectados.

India cuenta el mayor número de personas fallecidas. Rajan Kumar, del Ministerio de Interior, ha indicado que por ahora hay al menos 850 muertos repartidos en seis estados. En la región de Bihar (este), hay 379 fallecidos, mientras que en el vecino Uttar Pradesh hay otros 88.

Además, las intensas precipitaciones han anegado las tierras de cultivo, lo que implica que habrá menos comida pero también menos trabajo en el sector agrario, el más importante de la región, y, por tanto, menos dinero para conseguir alimentos, ha contado Anirudh Kumar, de la oficina de gestión de desastres en Patna, capital de Bihar.

Kumar ha explicado que en las últimas semanas “una segunda ola de inundaciones ha extendido la destrucción” causada por la primera a principio de verano. “Tendremos que proporcionar ayuda inmediata para ayudar a millones de personas directamente afectadas”, ha sostenido.

En Nepal, otras 150 personas han perdido la vida y 90.000 viviendas han quedado completamente destrozadas. Naciones Unidas ha advertido de que el temporal de este año ha provocado las peores inundaciones que la pequeña nación del Himalaya ha sufrido en una década.

Bangladesh es otro de los países azotados por el monzón. Al menos 134 personas han muerto y más de 5,7 millones se han visto afectadas. Las aguas han sumergido más de un tercio del territorio bangladeshí, que se encuentra a nivel del mar. El Gobierno calcula que se han perdido 10.583 hectáreas de cultivo y otras 600.587 han sufrido daños.

“No puedo encontrar una sola porción de terreno seca en esta zona”, ha señalado Matthew Marek, jefe de respuesta de emergencia de la Federación Internacional de la Cruz y la Media Luna Roja en Bangladesh, que ha hecho una revisión aérea. “Los agricultores se han quedado sin nada, incluso sin agua limpia para beber”, ha lamentado.

Los tres países se ven golpeados todos los años por el monzón, que está presente entre junio y septiembre, pero las organizaciones de ayuda humanitaria dicen que las consecuencias son mayores que otros años por la cantidad de damnificados y los daños causados en viviendas y cultivos.

Loading...