Londres aumentará el control en el alquiler de furgonetas

El Reino Unido estudia introducir mayores controles en los alquileres de furgonetas , según informó ayer el diario «The Guardian», a fin de prevenir futuros atentados terroristas como los cometidos la semana pasada en Barcelona y Cambrils, que se saldaron con quince víctimas mortales.

La policía británica, el Ejecutivo de Theresa May y la industria del alquiler de vehículos en este país están debatiendo posibles medidas con las que tratar de evitar los ataques. Una de las posibilidades que se analizan en este sentido es si la identidad de los clientes podría cotejarse de manera inmediata por la Policía con las listas de sospechosos por terrorismo antes de recibir la autorización para poder alquilar el vehículo.

«La amenaza de los terroristas está cambiando y con ello debe cambiar nuestra respuesta. Es por ello que estamos revisando nuestra estrategia antiterrorista y por lo que hemos destinado recursos extra a contrarrestar el terrorismo», indicó un portavoz del Gobierno de Londres citado por ese periódico.

También apuntó que el Departamento del Transporte trabaja con la Policía y la industria del alquiler de vehículos «a fin de explorar qué más se puede hacer para evitar el uso malicioso del alquiler de vehículos».

Según la Asociación Británica de Alquiler de Vehículos (BVRLA), cuyos miembros gestionan en torno al 75 por ciento de los alquileres de automóviles en este país, la mayor parte de las compañías de alquiler son conscientes de la existencia de este riesgo y cuentan con carteles con mensajes antiterroristas y números de emergencia en sus oficinas.

Toby Poston, de BVRLA, señaló que si bien la industria del alquiler de vehículos está «determinada a prevenir esos atentados», en última instancia son la Policía y el Gobierno británico «los únicos que pueden introducir cambios».

Las autoridades barajan aumentar los controles a raíz de los atentados terroristas perpetrados en los últimos meses en países europeos entre los que se encuentran España, Francia, Alemania y Reino Unido, donde los agresores utilizaron furgones para arrollar indiscriminadamente a viandantes a fin de ocasionar el mayor número posible de víctimas mortales.

Loading...