Inicio Internacional Presidente ucraniano acusa a Rusia de «terrorismo» por ataque con misiles que...

Presidente ucraniano acusa a Rusia de «terrorismo» por ataque con misiles que dejó 21 muertos

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, acusó el viernes a Rusia de terrorismo de Estado, al responsabilizarla de un ataque con misiles en una localidad sureña donde dejó 21 muertos y decenas de heridos.

Los misiles impactaron un edificio de apartamentos y un centro recreativo en el poblado de Sergiyvka, 80 km al sur del puerto de Odesa, convertido en un foco estratégico de la guerra de más de cuatro meses.

Entre los muertos había un niño de 12 años, dijo Zelenski en su mensaje diario al país. Agregó que unas 40 personas resultaron heridas y que la cifra de muertos podría subir.

«Yo enfatizo: este es un acto de terrorismo ruso deliberado, intencional, y no algún error o ataque accidental con misiles», aseguró Zelenski.

«Tres misiles impactaron un edificio de apartamentos de nueve pisos en el que nadie ocultaba armas ni equipo militar», agregó. «Personas comunes, civiles, vivían allí».

Los servicios de emergencia precisaron que 16 personas murieron en el edificio y cinco en el centro recreativo y que ambos ataques dejaron al menos 39 heridos.

Serguéi Brachuk, subjefe distrital de Odesa, indicó que la incursión fue llevada a cabo por dos aviones procedentes del mar Negro, que dispararon misiles «muy pesados y muy potentes».

Alemania tachó de «inhumanos» los ataques, que ocurrieron unas horas después de que los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN reafirmaran en Madrid su apoyo a Ucrania.

«Esto nos muestra una vez más, de forma cruel, que el agresor ruso acepta deliberadamente la muerte de civiles», declaró el portavoz del gobierno alemán, Steffen Hebestreit.

El mar Negro ha sido teatro de duras batallas desde el inicio de la invasión rusa, el 24 de febrero.

El jueves, las fuerzas rusas se retiraron de la isla de las Serpientes, un punto estratégico por su proximidad con las rutas marítimas que llevan a Odesa.

El gobierno ruso presentó el retiro como un «gesto de buena voluntad» con el que pretendía demostrar su voluntad de no interferir en los esfuerzos de la ONU para facilitar la exportación de cereales ucranianos.

Pero según el ejército ucraniano, los rusos atacaron este viernes la isla con bombas de fósforo, unas armas incendiarias cuyo uso está internacionalmente prohibido contra objetivos civiles, pero no militares.

Según el ejército ucraniano, estos bombardeos demuestran que Rusia «no respeta sus propias declaraciones».

Las tropas rusas habían ocupado la isla de las Serpientes en los primeros días de la guerra y su partida, dijo Zelenski, «modifica considerablemente la situación en el mar Negro».

En tiempos de paz, Ucrania era un importante exportador de productos agrícolas, pero la invasión rusa dañó tierras de cultivo y sus puertos fueron tomados, destruidos o bloqueados.

Esa situación, junto a las sanciones occidentales contra Rusia, provocaron una escalada de precios de los alimentos y de la energía en todo el mundo.

Zelenski celebró un «nuevo» capítulo de la «historia», después de que Ucrania fuera admitida como candidata para adherir a la Unión Europea (UE).

«Nuestro camino hacia la adhesión no debería durar décadas. Deberíamos recorrer este camino rápidamente», declaró el mandatario ante el Parlamento ucraniano.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que la adhesión estaba «al alcance», pero instó a Ucrania a seguir adelante con las reformas anticorrupción.

Zelenski reclama más armas y ayuda occidentales.

Noruega, que no es miembro de la UE, anunció que donará 1.000 millones de dólares a Kiev, escalonados en dos años, para «ayuda humanitaria, reconstrucción del país, armamento y apoyo al funcionamiento de las instituciones ucranianas».

Durante la cumbre de la OTAN de esta semana, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció un nuevo paquete de ayuda militar de 800 millones de dólares.

Los bombardeos rusos prosiguen en todo el país y un funcionario de la ONU indicó el jueves que 16 millones de ucranianos enfrentan necesidades de ayuda humanitaria.

Cuatro personas murieron y tres resultaron heridas en bombardeos en dos distritos del noreste en las últimas 24 horas, dijo en Telegram el jefe del distrito de Járkov, Oleg Synegubov.

En Mikolaiv (sur), los socorristas encontraron los cuerpos de siete civiles entre los escombros de un edificio destruido.

Y Lysychansk, en el este, vive un bombardeo constante.

«No tenemos electricidad ni gas desde hace ya tres meses», dice Liudmila, una habitante de la localidad. Hay «bombardeos día y noche», agrega,

La situación en esta ciudad, la última gran urbe que Rusia intenta tomar en la región de Lugansk, es «extremadamente difícil» e imposibilita evacuar a los civiles, dijo el jueves el gobernador regional, Serguei Gaidai.

burs/spm/meb/sag/js/mas/atm

Publicidad