Inicio Motor Audi pensó en un R8 diésel en 2008, ¿lo materializará este taller?

Audi pensó en un R8 diésel en 2008, ¿lo materializará este taller?

Dos han sido las generaciones que hasta ahora hemos conocido del Audi R8. La primera estuvo disponible con un motor V8 de 4.2 litros y también con un V10 5.2. Además, también existieron versiones con transmisión manual. Por su parte, la segunda generación del superdeportivo alemán fue lanzada en 2015 y sólo se ha comercializado con motor V10, con dos niveles de potencia, eso sí.

Lo que seguramente muchos no sabíais es que Audi tuvo en mente el lanzamiento de un Audi R8 diésel. Sí, puede sonar a broma, pero en 2008 presentaron dos prototipos con un V12 TDI, desarrollando 500 CV y siendo capaces de superar los 300 km/h. Su aceleración de 0 a 100 se situaba en solo 4,2 segundos, siendo más rápido que los R8 de gasolina de la época.

Finalmente, la marca de los cuatro aros descartó llevarlo al mercado. No sabemos si hubiera sido un acierto o si, por el contrario, un fracaso estrepitoso. Siempre nos quedará la duda.

Curiosidades aparte, un taller llamado “Darkside Developments” está planeando introducir un motor diésel en un Audi R8 de primera generación. Se trata de una unidad con el propulsor central V8 de origen. No sabemos el motivo para intentar cambiar ese 4.2 por un bloque diésel, pero probablemente sea por el simple hecho de realizar una transformación única.

Según cuentan en el propio vídeo, están decididos a materializar este cambio, que tal vez muchos tildéis de sacrilegio. Sin embargo, es cuanto menos curioso. Pero tienen varios problemas. El principal es decidir qué mecánica diésel utilizar. Tienen claro que el V12 TDI montado en algunos vehículos de la época es enorme e inviable. Tampoco les convence el V10 TDI, ya que es un propulsor antiguo.

Dicho lo anterior, y según afirman, la duda ahora está en si utilizar un V6 o un V8, integrando turbocompresores de alto rendimiento. Aunque siguen sin tenerlo del todo claro, parece ser que la opción más segura sea la de utilizar un V6 TDI de 3.0 litros, pues el principal miedo de estos “manitas británicos” es que la caja de cambios manual original no soporte el rendimiento.

Y es que su idea no es crear un Audi R8 diésel para correr en pista, sino enfocarlo a velocidades máximas. En el caso de decantarse finalmente por el V8 diésel, probablemente tendrían que buscar una caja de cambios que pudiera adaptarse a su mayor rendimiento, con el desembolso extra que ello supone. No sabemos cómo terminará el proyecto, pero lo seguiremos de cerca.

Publicidad