Inicio Noticiero Digital Apple ficha a un directivo de Lamborghini, y ahora todos nos imaginamos...

Apple ficha a un directivo de Lamborghini, y ahora todos nos imaginamos un Apple Car espectacular (y carísimo)

Denominar ‘Project Titan‘ al proyecto con el que Apple quiere lanzar un coche eléctrico y autónomo parece un nombre apropiado. El esfuerzo para llevar a cabo ese desarrollo es colosal, y todo lo que sabemos apunta a que esta iniciativa es todo un culebrón. Uno que ahora tiene un nuevo y prometedor episodio.

Luigi Taraborrelli. Así se llama el veterano que llevaba 20 años trabajando para Lamborghini y que según Bloomberg ahora se encargará de liderar el diseño del futuro vehículo de Apple.

Taraborrelli se ocupaba del desarrollo del chasis y la dinámica del vehículo en Lamborghini, y trabajó en modelos como el Urus, el Huracan, o el Aventador, además del coche conceptual Asterión.

Baile de directivos del mundo de la automoción. La empresa ya fichó hace unos meses a una exdirectiva de Ford y a uno de los antiguos responsables de la división de eléctricos de BMW. En el pasado las contrataciones de exingenieros de Tesla, Rivian, Waymo, Volvo o Mercedes han sido numerosas, pero también ha contado con veteranos del mundo del diseño de coches que procedían de prestigiosas firmas como McLaren, Porsche o Aston Martin. El problema: varios han dimitido y el proyecto parece haber sufrido diversos cambios de liderazgo y filosofía.

Los rumores hablan de un Apple Car en 2025. El hipotético coche de Apple tiene el año 2025 como fecha estimada de presentación, pero lo cierto es que llevamos tantos años hablando de él que esas fechas han ido retrasándose gradualmente. Estos cambios y contrataciones siguen dejando dudas respecto al estado real de un proyecto que se enfrenta a una realidad contundente: el coche con autonomía de nivel 5 está aún lejos del horizonte.

Imaginando un iLamborghini. El fichaje es singular por la propia filosofía de diseño de Lamborghini, que fabrica superdeportivos. Esos diseños no se ajustan probablemente al aspecto que tendrá el Apple Car, que probablemente será muy distinto a los coches que conocemos hoy en día y que puede que se parezca más a un autobús que a un Lamborghini Aventador. Y teniendo en cuenta de qué empresa hablamos y la dimensión de este proyecto, es lógico pensar que se tratará de un coche de alta gama con un precio elevado.

Un coche para hablar, pero con volante y pedales. De hecho los rumores hablan de un interior en el que los pasajeros se sentarán frente a frente en un coche que carecerá de volante o pedales al ser totalmente autónomo. Esto último es lo que plantea más dudas teniendo en cuenta que empresas como Waymo —una de las más avanzadas en ese ámbito, y que ya alcanza el nivel 4 de autonomía— sigue estando algo lejos de la autonomía completa o de nivel 5. No digamos Tesla que está en nivel 2. De presentarse finalmente en 2025, no parece fácil que Apple logre alcanzar ese nivel.

Publicidad