Inicio Noticiero Digital Un dispositivo que sabotea altavoces, la nueva arma de los vecinos contra...

Un dispositivo que sabotea altavoces, la nueva arma de los vecinos contra la música de las «abuelas bailarinas» de China

Estás en China, en una de sus ciudades con una alta densidad de población. Llegas a casa cansado después de trabajar y quieres relajarte, pero no puedes. Un ejército de docenas de mujeres bailan sincronizadas en la plaza que hay bajo tu apartamento, con música a todo volumen. Y son tantas (100 millones en todo el país) que nadie se atreve a pedir que paren.

Es la situación en la que se ven muchos vecinos de china con las llamadas «abuelas bailarinas», que llevan desde los años 60 con la costumbre de encontrarse en las plazas y espacios abiertos para bailar. Contra ellas se han probado muchas cosas, pero ahora la tecnología se abre paso con un dispositivo capaz de apagar altavoces desde 50 o hasta 80 metros de distancia.

«Francotiradores» de señales que apagan altavoces

Es un problema más grande de lo que parece: hay auténticas confrontaciones entre las mujeres que bailan y los vecinos que piden tranquilidad alrededor de sus casas. Desde las ventanas de los edificios de apartamentos se ha llegado a arrojar pintura, aceite de motor e incluso excrementos humanos para ahuyentarlas, e incluso partidos de baloncesto o fútbol han tenido que cancelarse porque el estadio ha sufrido una «invasión» de estas mujeres que ocupaban el campo.

¿Qué se puede hacer para poder detener esta tradición tan antigua pero que termina molestando a tanta gente? Pues recurrir a la tecnología. El último grito en esta especie de guerra es un dispositivo en forma de linterna que, apuntado hacia los altavoces portátiles, puede desactivarlos al actuar como un mando a distancia. En el South China Morning Post muestran uno de esos aparatos, compartidos en la red social Weibo:

No es necesario emparejar el dispositivo con los altavoces, y funciona a distancias suficientes como para apagar los altavoces desde un balcón. Y como puedes usarlo desde tu propia casa, evitas que las «abuelas bailarinas» busquen venganza en la calle. Las reseñas en las tiendas online de China califican el ingenio de «dispositivo de justicia social», entre otras cosas.

Algunos grupos de mujeres han optado por escuchar la música usando auriculares bluetooth, motivadas por estas molestas y por las multas que la policía empieza a colocar si el volumen está demasiado alto. Veremos si la irrupción de estos saboteadores de altavoces provoca algún cambio más.

Publicidad