Inicio Noticiero Digital Vuelven los Ig Nobel: la cima de la ciencia en 2022 es...

Vuelven los Ig Nobel: la cima de la ciencia en 2022 es una investigación sobre la forma óptima de girar un pomo

Son los premios científicos más divertidos del año. Esta noche se han concedido los Ig Nobel 2022, la antesala a los Nobel que reconoce las investigaciones científicas que nos hacen reír, pero también pensar. Unos premios que se llevan celebrando desde 1991 y son concedidos por la organización Annals of Improbable Research. Estos han sido los premiados en las distintas categorías.


Cardiología: amor a primera vista. Eliska Prochazkova, Elio Sjak-Shie, Friederike Behrens, Daniel Lindh y Mariska Kret han sido premiados por su trabajo publicado en la revista Nature de ‘la sincronía fisiológica asociada con la atracción en una cita a ciegas’. Es decir, por describir y demostrar que en la primera cita los ritmos cardíacos de las dos personas se sincronizan si se sienten atraídos. Ya sabéis, a partir de ahora todos atentos al electrocardiograma de vuestro smartwatch durante la primera cita.

Literatura: por qué nadie entiende los textos legales. Eric Martínez, Francis Mollica y Edward Gibson, por analizar por qué los textos y documentos legales son innecesariamente complejos de entender. Desde una escritura deficiente hasta conceptos no especializados provocan que este tipo de textos sean absurdamente complicados. Lo que muchos imaginábamos, ahora estos investigadores lo han demostrado.

Biología: el estreñimiento de los escorpiones. Solimary García-Hernández y Glauco Machado publican un completo estudio sobre la anatomía de los escorpiones y sus mecanismos de defensa. La conclusión es curiosa. Describen las consecuencias de perder la cola y el ano. Resulta que no corren más, pero no pueden defecar y tienen más riesgo de morir por estreñimiento. Sin embargo, esto no afecta a sus capacidades reproductivas.

Medicina: helados contra úlceras. Marcin Jasiński, Martyna Maciejewska, Anna Brodziak, Michał Górka, Kamila Skwierawska, Wiesław Jędrzejczak, Agnieszka Tomaszewska, Grzegorz Basak y Emilian Snarski publican un estudio en Nature sobre cómo los helados ayudan a evitar la mucositis oral, una serie de úlceras que pueden aparecer tras la quimioterapia. Un sencillo método, comer helados, que podría ayudar a paliar uno de los posibles efectos secundarios de algunas formas de quimioterapia.

Ingeniería: cómo girar un pomo. Gen Matsuzaki, Kazuo Ohuchi, Masaru Uehara, Yoshiyuki Ueno y Goro Imura son los investigadores japoneses que han estudiado la forma óptima de girar un pomo. El estudio analiza la cantidad de dedos necesarios para abrir un pomo en función de su tamaño y cómo colocarlos correctamente. Según apuntan los responsables, este estudio puede ayudar a mejorar el diseño de los pomos, pero también de tapas y otros objetos.

Historia del arte: enemas mayas. Peter de Smet y Nicholas Hellmuth han sido premiados por su trabajo de ‘Una aproximación multidisciplinar a las escenas de enemas rituales en la cerámica maya antigua’.

Física: el nado de los patitos. Frank Fish, Zhi-Ming Yuan, Minglu Chen, Laibing Jia, Chunyan Ji y Atilla Incecik son los ganadores por su estudio sobre ‘La mecánica y la fisiología de la natación animal’. En concreto el nado de los patitos en formación. La conclusión es que los pequeños patitos aprovechan la reducción de las olas detrás del movimiento de la madre.

Paz: algoritmos para cotillas. Junhui Wu, Szabolcs Számadó, Pat Barclay, Bianca Beersma, Terence Dores Cruz, Sergio Lo Iacono, Annika Nieper, Kim Peters, Wojtek Przepiorka, Leo Tiokhin y Paul Van Lange son el gran equipo premiado por su trabajo publicado en The Royal Society en el que desarrollaron un algoritmo para ayudar a los cotillas a decidir cuándo debían decir la verdad y cuándo mentir para poder obtener más información. Una gran ayuda para el sector.

Economía: por qué el talento no sirve para ascender. Alessandro Pluchino, Alessio Emanuele Biondo y Andrea Rapisarda han explicado matemáticamente por qué los tontos tienen más suerte para ascender. El trabajo de estos economistas explica la disyuntiva entre el talento y la suerte, demostrando por qué quienes ascienden no siempre son los más talentosos, sino los que simplemente tienen más suerte.

Ingeniería de seguridad para alces. El ingeniero sueco Magnus Gens ha sido premiado por su tesis sobre los atropellos a animales. Para ella diseñó un maniquí de un alce con 116 placas de goma y probó con distintos choques para ayudar a analizar los atropello a alces. Una investigación que también podría aplicarse a otros animales.

Imagen | Terry Johnston
Más información | Improbable Research

Publicidad