En busca de seguir perdiendo el tiempo

Preparémonos a asistir al mayor coñazo político de los últimos tiempos. Difícil soportar tanta inanidad política. El hombre que, más tiempo ha hecho perder a España en los últimos tiempos, exceptuando los separatistas, el que más ha contribuido a mantener esa media de cinco o diez años que llevamos siempre de retraso con Europa.

Una Europa que está marcando claramente el camino con la coalición alemana, Macron y su rassemblement de la Francia sensata, pero aquí burros sin arriero con los ojos vendados se niegan a verlo porque quieren mandar ellos y bajarnos por el desfiladero.

Los poderes fácticos que auparon y pretenden colocar a Pedro Sanchez en la Presidencia del Gobierno, en beneficio propio, no se resignan. Y así, Esperando a Godot, Iglesias y sus secuaces presentaron una moción de basura, para que un tonto útil permita gobernar España a una pareja, un niño de pecho y unos cuantos boyscouts.

Ese No es nó, qué parte de la frase no ha entendido, frase anticuada y poligonera adoptada por Sánchez, “slogan desafiante y macarra” resume su más elaborada ideología y su aportación más relevante a la doctrina politica después de llamar al Presidente indecente, al más puro estilo Trump.

Esa contumacia que no tiene precedentes en la política española busca como todos los populistas que no ganan las votaciones agarrarse al clavo ardiendo de la militancia del carnet, la misma que durante 11 semanas de vacaciones le trajo al pairo, dejándolos a su suerte durante la mayor crisis reciente, por él provocada, que ha tenido este pais. Pero la militancia ni se entera. Y además, quiere medrar.

Es la misma que eligió a Benoît Hammon frente a Manuel Valls, y condenó al socialismo francés a la irrelevancia, la misma que pretende ignorar que jamás los militantes han ganado ninguna elección general porque los partidos, todos, si quieren participar, pasan a ser instituciones del sistema democrático y, como instrumentos constitucionales están al servicio de los ciudadanos, no de cuatro amigos de un club que van, por libre a la revancha y por los cargos a la rebatina, a la búsqueda cada uno de su magdalena y de seguir haciéndole perder a España y los españoles las fuerzas y el tiempo.

VICTOR ENTRIALGO DE CASTRO

Loading...